Paul Sage nos invita a explorar The Elder Scrolls Online

El éxito de un buen juego de rol multijugador masivo online se haya principalmente en los combates en los que nuestro personaje se puede aventurar, contra inumerables enemigos por extensos territorios, sin embargo el mayor encanto, la guinda del pastel, consiste en la vida de las ciudades, la exploración y la recolección de objetos, que nos permitirán poner en práctica un oficio o nos ayudarán a obtener el mejor equipaje gracias a las artes de la herrería, la alquimia o la hechicería, entre otras muchas. Zenimax Online lo tiene muy claro, y teniendo en su haber un universo tan rico como el de Tamriel quiere explotarlo al máximo para que en The Elder Scrolls Online todo detalle tenga importancia.

Paul Sage, director creativo del MMORPG, nos explica en el gameplay sobre estas líneas cómo funcionan algunos aspectos ‘cotidianos’ del juego, así como la interacción entre el mundo y los jugadores. Los escenarios estarán llenos de objetos e ítems que, aunque a priori parezcan carecer de importancia, tienen su utilidad y nos ayudaran a avanzar en el desarrollo de nuestro héroe, pues son ingredientes que podremos transformar en objetos valiosos. Una planta, frutas, un pan o un puñado de granos pueden convertirse en una potente poción o en un buen plato para saciar el hambre de nuestro guerrero.

Las posibles actividades que podremos realizar en TES Online van desde cortar leña, forjar armas o hechizar objetos hasta irnos de pesca, así que en todo momento tendremos algo que hacer. La exploración será fundamental y en nuestros viajes nos toparemos con toda clase de cofres del tesoro, Piedras Mundus que nos otorgan poderes, libros con útiles conocimientos para el Gremio de Magos o Fragmentos de Cielo que mejorarán nuestras habilidades, entre otros muchos ejemplos.

El primer MMO de la exitosa franquicia de Bethesda quiere entrar por la puerta grande y visto lo visto, dispone de las herramientas necesarias. The Elder Scrolls Online ofrecerá horas de exploración y recolección para tomarnos un respiro entre enfrentamientos o preparanos para la próxima batalla.