PeaceApp, taller educativo en Marruecos para educar sobre migración y radicalización

PeaceApp 1

La formación dentro de la industria del videojuego deja muchas historias bonitas que no siempre son tenidas en cuenta de la forma en la que se merece. Es el caso de PeaceApp, programa desarrollado por la Alianza de Civilizaciones de la ONU (UNAOC) que durante el pasado fin de semana ha ofrecido un taller educativo en la ciudad marroquí de Tánger.

El taller de PeaceApp tuvo lugar en el barrio Beni Makada, conocido por ser el centro de varias operaciones contra el yihadismo. En dicho lugar hay un edificio, inaugurado hace un par de años por el Rey Mohamed VI, especialmente diseñado para favorecer el desarrollo de la juventud. Lugar idóneo para que un grupo multicultural de 30 jóvenes se juntaran con el objetivo de diseñar su propio videojuego basado en sus propias experiencias personales, por medio de unos talleres con el sello de la ONU basados en el noble arte del ocio electrónico para concienciar sobre el proceso migratorio y el radicalismo.

PeaceApp 2

"El objetivo es dar a jóvenes de barrios marginales una formación en nuevas tecnologías y lenguaje computacional que les pueda servir en el futuro para desarrollar sus capacidades", afirma a El Mundo José Carlos Cabrera, mediador intercultural que trabaja con los menores inmigrantes no acompañados que llegan a la península.

Los encargados de formar a los alumnos forman a los jóvenes usando el lenguaje computacional Scartch son Alejandro Domínguez y José Antonio Racero, de una empresa de Algeciras llamada Omnium Lab Studios que hace unos meses crearon un videojuego llamado Survival, que trataba de reflejar el drama de huir de un país en guerra por medio de una aventura virtual destinada a remover conciencias luchando por alcanzar la libertad huyendo en patera, con la constante amenaza de las olas del Mediterráneo.

Una desventura que no finalizaba simplemente al llegar a tierra, ya que ese momento el periplo continúa debiendo hacer frente a los escollos gubernamentales, representados por sutiles gaviotas y piedras. Los responsables del juego han recibido el segundo premio Acción Masgistral 2017 a nivel nacional.

PeaceApp 3

En el aula participaban nueve grupos de tres personas con nacionalidades mixtas. En uno de ellos, el liderado por Mohamed, se estaba creando un videojuego en el que salvar a una ciudad de un ataque terrorista; en el del congoleño Joyce se trataba el viaje de un refugiado desde que sale de su ciudad destruida por la guerra hasta que consigue llegar a Europa. Otro grupo ofrecía una especie de cabalgata en la que había que evitar los caramelos explosivos lanzados por los yihadistas mientras que el último equipo daba vida a la historia de un explorador que recorría el mundo y regresa a Marruecos para mejorar el país con las cosas buenas que ha aprendido.

PeaceApp se erige así como una nueva muestra de que los videojuegos no tienen fronteras.

Lecturas recomendadas