PEGI y el sensacionalismo contra los videojuegos

Todos los aficionados a los videojuegos hemos visto como, periódicamente, algún título se se convierte en noticia de primera plana a causa de ciertos artículos sensacionalistas que se empeñan en arremeter contra la excesiva violencia o la falta de control que, según ellos, invade al sector. El organismo PEGI da su punto de vista al respecto. 

La aparición en internet de la imagen de un niño de reducida edad sosteniendo orgulloso su copia de GTA V (un título para mayores de 18 años) volvió a avivar hace pocos días la absurda polémica que ciertos medios de comunicación utlizan siempre que pueden para desprestigiar (sin tener demasiada idea de lo que hablan en la gran mayoría de las ocasiones) a los videojuegos con argumentos tan trasnochados como que fomentan la violencia o que cualquier niño puede tener acceso a juegos de contenido adulto.

Seguro que a todos se nos viene a la cabeza algún caso en concreto, pero aún así os recomiendo que echéis un ojo a esta fantástica entrada de blog de Sonia Herranz, o a otro de los ejemplos más recientes, cuando un padre culpó a Minecraft como causa de la violencia escolar en Estados Unidos.

Cansado de este amarillismo (por no llamarlo completo desconocimiento), Dirk Bosmans, uno de los responsables del organismo PEGI, que es el encargado de fijar la clasificación por edades de los distintos contenidos audiovisuales en Europa, ha arremetido duramente contra las publicaciones que fomentan este tipo de artículos:

"La industria organiza campañas para informar al máximo número de consumidores posible. Cada imagen publicitaria de un videojuego debe llevar su etiqueta PEGI, por lo que cada vez que lo vemos un anuncio en la parada del autobús, la televisión o las revistas, podemos ver a qué rango de edad va dirigido".

"Los padres que realmente se interesan por lo que sus hijos juegan pueden ver esa etiqueta de clasificiación por edad. Por su puesto, no podemos forzarles a que lo hagan, pero, irónicamente, los únicos que no suelen compartir la información PEGI son los tabloides que sólo buscan historias sensacionalistas y señalar con el dedo. Difícilmente encontrarás entre las líneas de esos artículos un simple párrafo hablando de la etiqueta PEGI o de la responsabilidad de los padres a la hora de controlar los videojuegos que compran a sus hijos".

Evidentemente, no podemos estar más de acuerdo con las palabras de Bosmans, aunque (ojalá me equivoque) mucho me temo que, por muchas medidas que tome la industria por informar y evitar estos "escándalos", más temprano que tarde volveremos a tener que sufrir una de estas campañas de desprestigio por parte de alguno de estos desinformados (o desinformadores) de turno. Y si no, al tiempo.