Lo peor de Star Wars El despertar de la Fuerza - Blog

Star Wars el despertar de la Fuerza ha sido mi estreno más esperado del año... o de los últimos 10 años. La película de Disney y Lucasfilm, que va camino de convertirse en la más taquillera de la historia, ha gustado a la gran mayoría del público. Pero también tiene sus fallos.     

A estas alturas, he leído todo lo que se puede escribir sobre Star Wars 7 El despertar de la Fuerza, bueno y malo. Ha habido críticas nostálgicas, a las que les bastaba con la vuelta de los personajes clásicos, y otros que han llamado imbéciles a todos los fans de La guerra de las galaxias para conseguir más visitas en su web. Pero ya os advierto que no voy a entrar en eso, y ya hemos publicado una crítica doble de Star Wars VII donde se analiza la película desde un punto de vista más objetivo.

Yo os voy a hablar de mi experiencia como fan. La primera vez que ví la película, a unas horas del estreno, estaba en Tokio. No me pude resistir, y me metí (junto con un compañero de Blogocio, Fernando) en una sesión matinal. Es verdad que no iba "virgen" a la película. Soy de esos que repiten los tráiler na y otra vez en busca de nuevos datos, y que además se había leído la primera versión del guión. Pero me da igual. Star Wars es Star Wars. El caso es que no nos enteramos de mucho (salvo las palabras sueltas como "shogun" -cuando se dirigen a Leia- "ottosan", y la divertida secuencia de la reparación del Halcón Milenario en que Finn busca una cinta y Rey no para de negar "chigai"). Mis conocimientos de japonés no dieron para más que un montón de palabras inconexas. 

Pero en aquel visionado ya descubrí algo que me gustaba muy poco. Después, cuando la he vuelto a ver en castellano, algunos personajes han mejorado como Poe Dameron y otros han empeorado, como el propio Finn, que no para de hacer bromas incluso en los momentos más dramáticos. Pero el fallo se ha hecho más evidente. A qué me refiero, pues a un elemento que incluso en las precuelas era incontestable: la banda sonora.

Compré el CD con la Banda Sonora de Star Wars El despertar de la Fuerza la tarde antes del estreno, y lo he escuchado decenas de veces. Incluso reconozco que la composición de Rey, que se presenta por primera vez en The Scavenger, tiene un ritmo ágil, que se mueve entre los movimientos de cuerda épicos, para anticipar su destino heróico, y la dulzura de la flauta, por su origen humilde y aventurero. Tampoco está nada mal la marcha de la Resistencia, que suena durante el ataque de los X-Wing en el planeta Takodana. Pero ninguno de los dos está a la altura de los temas principales de las precuelas: Duel of the Fates para el Episodio I, Love Accross the Stars en Star Wars II El ataque de los clones y Battle of the Heroes en La venganza de los sith. Y eso por no entrar en la trilogía original.

Está claro que me equivoco porque Williams está nominado al Oscar por la mejor banda sonora, pero continuaré con mi tesis.  El tema de Kylo Ren no tiene nigún desarrollo. Se trata del villano más complejo de toda la saga: Vader era lo que quería ser, pero Kylo Ren es un "juguete roto"; un aprendiz imbuído de poder que se debate entre el bien y el mal, y del mismo modo lucha por seguir un camino estricto aunque su carácter le traiciona. Y aún así su tema es pobre, en el mejor de los casos. Son acordes que recuerdan más al tema del Arca de la Alianza en la primera película de Indiana Jones, y que poco tienen que ver con, ni más ni menos, que la Marcha Imperial.

Pero guardo mi último cartucho para el final. En la trilogía original aparecían "canciones" que formaban parte del ambiente (los dos temas de la cantina y Lapti Nek, en el palacio de Jabba el Hutt, que luego fue sustituida por el tema Jedi Rocks en la Edición Especial). Eran composiciones con ritmo, pero que parecían alienígenas, y que penetraron en la cabeza de todos los fans. Y aquí es donde Abrams se ha tomado su mayor licencia y ha errado el tiro. Pero antes, revisad la versión íntegra de Lapti Nek en este vídeo de 1983.

El nuevo tema musical, que suena en el local de Maz Kanata, está escrito por el propio JJ. Abrams y Lin Manuel Miranda (una estrella de los musicales de Broadway) y tiene un estilo reggae que encaja muy poco con el resto de la película (y de las composiciones de Williams). Parece que la colaboración surgió por casualidad, ya que Miranda se ofreció a escribir la música si había una nueva escena en una cantina, y de hecho la había. Abrams había visto el musical Hamilton, y decidió acceder, aunque el resultado... ya lo habéis oído en el cine.

Dicho esto, por supuesto que hay muchos más fallos que se le pueden achacar a la cinta. Sobre todo, su escandaloso conservadurismo y la secuencia de los rathtars, que no termina de convencer. Incluso rasulta un poco extraño ver lo dramático del primer combate, con stormtrooper que sangran, comparado con el resto de la saga. Pero en un producto tan grande, y con tantas presiones, es difícil no cometer este tipo de tropiezos.

Ir a la ficha Añade tu crítica