Pepper Potts se pondrá las pilas en Iron Man 3

Parece ser que Kevin Feige, el presidente de Marvel Studios, lo tiene muy claro, en pleno siglo XXI no podemos seguir alimentando los mismos esterotipos desfasados, ¿cómo repercutirá esto en Iron Man 3?

Cuidado porque las útimas declaraciones de Feige pueden desvelar algunos datos sobre la película, así que si no queréis información extra, no sigáis leyendo.

 

Es más que probable que dejemos de ver a Pepper Potts como un personaje pasivo en cuanto a acción se refiere para tomar la iniciativa. Con toda la razón Feige ha comentado: “ella está en forma, está lista, están todas estas películas de género en donde tienes mujeres capaces y en las que están como ‘oh Dios mío, algo está pasando, mejor me voy en vez de hacer algo’. Es como, ¿realmente es ahí en donde estamos en el siglo XXI?".

 

 

Pues Iron Man 3 va a a venir a romper con esta tradición, así que es posible que veamos a Gwyneth Paltrow enfundándose una armadura para poder escapar mientras la mansión de Tony Stark es destruida. Está bien traído como pretexto argumental y, qué diantres, estaría fenomenal que no fuese algo aislado.

 

Otra de las cuestiones que han sido muy debatidas en las redes es el estereotipo de la nacionalidad de El mandarín, al que dará vida Ben Kinsley.

 

 

También Feige se ha pronunciado diciendo que "su nacionalidad ni siquiera es clara [...] pero en un punto, un oficial de campo se vuelve loco y lo define como El Mandarín, un señor de la guerra. Así podemos hacer al personaje del cómic, pero sin tener que lidiar con los temas específicos del estereotipo 'Fu Manchu'. No decimos que es chino, decimos que usa una capa con símbolos orientales y dragones porque representan su obsesión con Sun Tzu y varias artes ancestrales de la guerra“.

 

Sin duda Iron Man 3 no solo va a desarmar a Tony Stark, que tendrá que buscar su identidad más allá de sus juguetes, sino que también está dispuesta a desarmar al espectador ofreciéndole una buena dosis de originalidad más allá de los estereotipos clásicos, ¡bien pensado!