La personalización en Kingdom Under Fire 2

El desarrollo de Kingdom Under Fire 2 está siendo una historia llena de giros dramáticos, decepciones, retrasos, sorpresas, alguna que otra decepción más y, en general, mucha paciencia por parte de los fans de la saga, que ven cómo la franquicia se estrenó a principios de la pasada generación con Kingdom Under Fire Circle of Doom pero que su nueva entrega lleva ya la friolera de 6 años en el horno.

Los primeros pasos de su desarrollo situaban a Kingdom Under Fire II en Xbox 360, PlayStation 3 y PC. Poco después la consola de Microsoft se cayó de dicho grupo, aunque poco después la de Sony también, y quien dice poco después habla en periodos de años. PlayStation 4 se sumó su lista de plataformas de destino hace no mucho, conformando el que parece el listado oficial, pero su llegada a los mercados más habituales (está anunciado para ver la luz en China y Corea del Sur únicamente) todavía es un misterio. No en vano tanto su desarrolladora original (Phantagram) como la actual (BlueSide Studios) son coreanas, por lo que es relativamente normal que tengan otras prioridades en su lanzamiento.

Aun así, desde BlueSide siguen compartiendo de tanto en tanto algún que otro vídeo como el que hoy nos ocupa para que se nos pongan los dientes largos. En el caso particular del que tenéis sobre estos párrafos se nos muestra la faceta de personalización de los personajes de KuF 2, que verán variar tanto sus atributos como su aspecto externo dependiendo del equipo que lleven, detalle que siempre es de agradecer, y más cuando el nivel de detalle parece tan cuidado. 

Kingdom Under Fire 2 nos propone ponernos en la piel del héroe de turno en una aventura (históricamente sigue la trama de la saga, posicionándose el último a nivel cronológico) que combina aspectos del género de la estrategia (manejar tropas) con acción de la de toda la vida, sin dejar de lado algunas pinceladas de MMO que harán las delicias de los amantes de los multijugadores online. Veremos si pronto tenemos más detalles sobre su llegada una vez haga lo propio en sus tierras de origen dentro de un par de meses.