Philip Seymour Hoffman es hallado muerto en su apartamento

El actor de 46 años Phillip Seymour Hoffman ha aprecido muerto en su apartamento de Manhattan. Las labores policiales tratarán de esclarecer las circunstancias de este suceso.

Según ha podido saber el Wall Street Journal, el cadáver de Philip Seymour Hoffman fue encontrado por un amigo en el baño de su piso de West Village con una aguja en el brazo. El forense no se ha pronunciado aún sobre la causa de la muerte, así que de momento solo pueden lanzarse conjeturas.

Lo cierto es que en mayo de 2013, confesó que acababa de terminar un tratamiento de rehabilitación para tratar sus problemas de adicción. Al parecer había recaído después de llevar 23 años sin consumir drogas de forma gradual comenzando con pastillas y terminando finalmente por esnifar heroína.


El actor y director nació el 23 de julio del 67 en Rochester (Nueva York) y saltó a la fama en los años 90 como uno de los secundarios favoritos del cine independiente estadounidense. El papel que le encumbró a la fama fue el de Scotty J. en Boogie Nights (1997), donde interpretaba a un joven homosexual aunque también fueron muy celebrados sus papeles en las películas El gran Lebowski (1998) y Magnolia (1999).

 

Hoffman fue el protagonista de Capote, una película que le valió el Oscar al mejor actor en 2005 y habíamos podido verlo recientemente en producciones como The Master, El último concierto o Los Juegos del Hambre: en llamas. Nos deja de forma prematura un interesante intérprete al que nos toca darle el último adiós probablemente por culpa de las dichosas drogas, como nos sucedió el año pasado con Corey Monteith.