Pide matrimonio creando un videojuego para su novia

Un joven diseñador de videojuegos creo un videojuego para pedir matrimonio a su novia. Nosotros os contamos esta friki y tierna historia y os mostramos el vídeo del momento que recordarán de por vida.

Hoy os traemos una de esas historias tan raras relacionadas con los videojuegos que tanto nos gustan. Una muestra más de que este mundo que nos apasiona a todos los que estamos aquí es capaz de unir a las personas. Tanto como para hacer que caminen juntas hasta el altar gracias a la creación de una aventura jugable.

Robert Fink es un joven que trabaja como diseñador 3D de videojuegos en Oregon. Su novia, Angel White, de vez en cuando se deja caer por las oficinas del estudio donde Robert trabaja para testear alguno de los videojuegos. Así que después de casi tres años saliendo juntos, Robert se decidió a dar el paso y pedirle matrimonio. Pero quería ser original, hacerlo de una forma que ella jamás esperase. Por ello creó un videojuego especial para Angel.

Durante cinco largos meses se dedicó a trabajar en el desarrollo del videojuego a espaldas de su novia, y eso le costó alguna que otra desconfianza por su parte ya que tenía que buscarse excusas para llegar tarde a casa del trabajo. Pero Robert puede dar las gracias porque Angel no es de esas personas que pierde la fe y abandona. Una vez terminado el videojuego, Robert invitó a su novia a que fuera a testearlo a las oficinas, y esto fue lo que pasó:

Angel jugó alegremente al videojuego que cambiaría su vida para siempre sin ella saberlo, y cuando por fin consiguió reunir todas las piezas del anillo y encontró a la princesa en el castillo, el mensaje de pedida de mano apareció en pantalla. Robert se arrodilló a su lado y, ante la atenta mirada de sus compañeros de trabajo, se declaró. Angel seleccionó la opción de sí en el videojuego y entonces Rober puso el anillo que había comprado en su dedo anular izquierdo.

Por desgracia para nosotros no todas las cámaras que Robert y sus compañeros había preparado funcionaron. Pero hemos podido disfrutar de las dos principales. Por un lado hemos visto el gran trabajo que realizó el joven diseñador en el desarrollo del videojuego, y por otro las reacciones de Angel. Una historia que no dejará indiferente a nadie, y que demuestra que los videojuegos no hacen mal a este mundo. Desde HobbyConsolas.com queremos desear lo mejor a Robert y Angel en su nueva vida como los Fink.

Lecturas recomendadas