Pixels reabre el debate sobre la influencia de los videojuegos

El futuro estreno de Pixels vuelve a sacar a la luz polémicas como la relación de los videojuegos y la violencia, pero también permite al director y el reparto hablar de su vena jugona. ¡Atentos!

Adam Sandler fue el artífice principal de Pixels, tras quedar prendado del cortometraje creado por Patrick Jean en 2010, como os contamos cuando repasamos las principales claves de la pelicula. Eso le llevó a comprar los derechos y empezar a trabajar en la película como avanzan nuestros compañeros de eCartelera que han transcrito la rueda de prensa de presentación de la película, de la que os ofrecemos un extracto.

 

Chris Columbus llegó después y alucinó bastante con todo lo que ya tenía: "Cuando leí el guión Adam llevaba desarrollándolo durante bastante tiempo, y me sorprendió que muchos de los derechos los hubiera conseguido ya: Pac-Man, Centipede, lo realmente increíble fue que consiguiéramos los derechos de Donkey Kong, y tenemos los derechos de muchos otros personajes de los que no queremos hablar porque son sorpresas en la película".

 

 

Chris Columbus remarca que lo que más le atrajo fue "hacer una película original en medio de un verano en el que casi todo son películas de superhéroes y secuelas. Me emocionó tanto. Me llevó de vuelta a los días de Amblin en los que hacíamos películas como Los Goonies y Gremlins. Quería que el público se sintiera así cuando entrar en el cine a ver Pixels, y creo que lo hemos vuelvo a conseguir realmente".

 

Hablando de los videojuegos de la película, Adam Sandler afirma que le sorprendió que no hubiera un problema generacional con estos títulos tan clásicos: "Todos los niños conocen a Pac-Man o Donkey Kong. es una locura, es como si hubieran salido ahora".

 

Aunque la mayoría del reparto afirma no estar tan al tanto de las novedades del sector, Josh Gad, sí juega a títulos modernos, aunque le encanta la simpleza de los de toda la vida. "Yo juego al Minion Rush con mis hijos.

 

Los juegos de iPhone en los que solo tengo que pulsar a la derecha o la izquierda, esos puedo manejarlos", dice Adam Sandler, que recuerda sus partidas al Galaxian cuando era pequeño, en el que se gastaba todos los centavos que conseguía sacar a sus padres.

 

Michelle Monaghan recuerda haber conseguido poner sus iniciales en las mejores partidas de la máquina de Pac-Man en la que jugaba: "Ayer estaba hablando de Pac-Man y estaba bastante orgullosa de mí misma cuando me di cuenta de algo. Crecí en un pueblo de 700 habitantes, así que las posibilidades de poder poner mis iniciales eran bastante altas".

 

Chris Columbus explica que la preparación de Pixels fue de lo más divertida, porque aunque conocía los juegos, tuvo que hacerse a ellos: "Es un investigación mucho mejor que si hiciera una sobre Abraham Lincoln, fue muy divertida".

 

 

Peter Dinklage habla del cambio que supone el personaje, abrazando su vis cómica: "Es una alegría poder mezclar. No quiero aburrir a nadie, y menos a mí mismo, en términos de repetir papeles. Lo último que quieres hacer cuando haces Juego de tronos es hacer algo como Juego de tronos, y recibes muchas de esas ofertas y siempre respondes 'Estoy servido'. Hago una versión realmente buena de ese género, así que no necesito hacer Beast Master en mi tiempo libre. Así que cuando surge algo así no hay que pensarlo mucho".

 

En cuanto a la polémica de si los videojuegos tienen una relación directa con la violencia, Chris Columbus defendió a capa y espada que no son los shooters los que generan tiroteos en los colegios: "He visto a mi hijo crecer con juegos más violentos, como Call of Duty o Assassin's Creed. [...] No creo que haya un problema con ellos. Algunas de las mejores conversaciones que he tenido con mis hijos y sus amigos ocurren cuando juegan a videojuegos. Los niños de hoy en día, a diferencia de nosotros, pueden hacer dieciséis cosas a la vez. Me encantan los videojuegos. Me encanta hacia donde están yendo, los apoyo. Para mí son maravillosos".


Adam Sandler añade: "Si alguien juega a un shooter y empiezan a perder la cabeza por ello, definitivamente deberías quitárselo, 'Eh, ya has tenido suficiente'. Pero la mayor parte del tiempo es solo una forma divertida de pasar el rato. Supongo que lo mejor de nuestra era es que al menos tenías que poner centavos en una máquina y se te podían acabar. Ahora pierdes y vuelves a empezar. No hay paradas en casa".

 

También cree que los juegos de los 80 eran demasiado inocentes para considerarse violentos: "Visualmente los juegos de los 80 eran divertidos. Asteroid era divertido de mirar, aunque solo fueran un círculo y un triangulito persiguiéndose. Esas cosas parecían guays y muy amigables. Los colores eran amigables, y creo que era parte de la razón por la que te gustaba estar en ese mundo. Era acogedor. Disparas a cosas, intentas hacer daño a cosas, pero no sé. Lo más emocionante de esta película es el aspecto visual, todo parece acogedor".

 

Bueno, pues si no tenéis los dientes largos como cinéfilos y jugones... ¡Es raro! El 24 de julio podréis disfrutar de Pixels en todo su esplendor y alucinar con la invasión videojueguil. Aquí tenéis la web oficial de la película.