Un polémico estudio vincula la violencia en los videojuegos con la real

Un polémico estudio vincula la violencia en los videojuegos con la real. Os contamos qué es lo que dice esta prueba que afirma que los jugadores de títulos como GTA V sienten menos empatía por las mujeres maltratadas.

Los videojuegos siempre han estado unidos a la polémica por considerarse peligrosos en ciertos segmentos de la población mundial. Ahora ha surgido un nuevo estudio que vincula la violencia de los videojuegos con la real y nosotros queremos hacernos eco de esta investigación realizada por la Universidad de Ohio (Estados Unidos) y difundida por el medio español El País. Según este estudio, “los usuarios de juegos violentos como GTA sienten menos empatía por las mujeres víctimas de abusos y violencia”. Pero, ¿cómo han llegado a esa conclusión los investigadores? Os lo contamos.

El estudio realizado por la Universidad de Ohio consistía en reunir a 154 jóvenes (hombres y mujeres) de entre 15 y 20 años y ponerles a jugar de manera aleatoria a un juego de los tres juegos a estudio. Estos tres juegos estaban seleccionados según su contenido teniendo a GTA como ejemplo de título violento y sexista, Half-Life como juego violento y Pinball 3D como neutral. Así, cada joven tenía que jugar al título asignado durante 30 minutos y después contestar a una serie de preguntas.

La primera de las preguntas consistía en dar su opinión ante la fotografía de una mujer que estaba sufriendo abusos. La conclusión del estudio fue que los usuarios de GTA reportaron niveles más bajos de compasión en comparación con los de Half-Life y Pinball 3D. Según Brad Bushman, coautor del estudio, “la mayoría de las personas que vieran una foto así dirían que la chica tendría que estar aterrorizada. Pero los chicos que se identificaron mucho con sus personajes en el juego sexista y violento no sentían esa empatía por la víctima”.

Por otro lado, los jóvenes también tenían que responder a preguntas como si “los chicos debían ser animados a demostrar su supremacía física” o si “está bien para un tío usar cualquier forma para convencer a una mujer de tener sexo”. Según las respuestas de los jóvenes participantes en el estudio, se vio que los que jugaron a GTA se vieron más identificación con el personaje del juego y mostraron más su acuerdo con argumentos machistas.

“Esto demuestra que jugar a GTA no es la mejor manera de entretenimiento”, explicaba el responsable del polémico estudio, “pero no quiere decir que esto ya convierta a sus usuarios en individuos antiempáticos. Enfrentarse a una realidad tan potente tiene consecuencias, pero a corto plazo, no creo que se mantengan. Los chavales sólo han estado jugando 30 minutos y ya hemos podido identificar este patrón, pero sólo podemos imaginar los efectos que puede causar este tipo de juegos a los que los usen durante horas todos los días”.

En contraposición a este estudio, debemos recordar otros que han demostrado que los videojuegos son beneficiosos para la salud. Un ejemplo es aquel que os presentamos hace justo un año y que demostraba que los juegos violentos ayudaban a activar las redes neuronales y a tener una coordinación más rápida. Pero la polémica ya está servida con este nuevo estudio sobre los videojuegos y la violencia en el mundo real.