La posibilidad de Xbox One sin kinect se aleja

Desde que se anunciase, hemos visto múltiples idas y venidas en las decisiones de Microsoft sobre Xbox One. La última que esperaban los usuarios es que Xbox One se vendiese en un pack sin kinect que abaratase el precio final de la consola.

En noviembre se pondrá a la venta Xbox One. Aunque todavía no sabemos la fecha exacta, los usuarios que esperan comprar la consola de Microsoft quieren que, llegado el momento, su desembolso sea el menor posible. Una parte de ellos critican que Xbox One se venda obligatoriamente junto con kinect y piden a Microsoft que reconsidere la posibilidad de lanzar su consola de nueva generación sin este complemento y abarate considerablemente su precio, equiparándolo con el de la competencia.

Phil Harris, vicepresidente corporativo de Microsoft, ha hecho unas declaraciones que alejan la posibilidad de que Xbox One se venda sin kinect y confirma más aún lo que ya os contamos hace unas semanas: "Xbox One es kinect. No son sistemas separados". Comenta que, al igual que otras partes del hardware como el lector Blu-ray o el mando, kinect es una parte del ecosistema de Xbox One, aunque la consola pueda funcionar sin que esté conectado. También justifica la inclusión obligatoria de kinect en todas las consolas para que no se discrimine a ningún usuario y para que los desarrolladores no tengan que preocuparse por ello a la hora de crear un juego.

Os recordamos que Xbox One se pondrá a la venta a un precio de 499 euros, 100 más que el de PS4. Microsoft es consciente de que esta diferencia puede resultar un problema para los que todavía estén indecisos y no les atraiga kinect. Está claro que hace todo lo posible para que su consola, aunque más cara, genere más interés que la compentencia. En el territorio eurpeo por ejemplo, a todos los que reserven una Xbox One de lanzamiento, se llevarán de regalo una copia digital de FIFA 14. ¿Será suficiente?