PS Vita se blinda frente a la piratería

PS Vita es una consola prácticamente infranqueable. Al menos eso asegura Sony, que tuvo como principal objetivo el garantizar la seguridad de su nueva plataforma.

Scott Rohde, vicepresidente de Sony Worldwide Studios, explica así el formato propietario de las tarjetas de memoria de PS Vita, por contra del  estandarizado puerto para tarjetas de PlayStation Portable: 


"Hacer de PS Vita un dispositivo inquebrantable fue el primero de los objetivos que nos planteamos. Necesitábamos una máquina capaz de combatir la piratería desde el día uno, por eso sus tarjetas de memoria recurren a un formato propietario."


"Sé que algunos sienten rechazo hacia nuestra política de formatos exclusivos, pero debíamos garantizar que nadie piratearía estos juegos. Cada cartucho incluye su propio sistema anticopia, lo que esperamos nos proteja durante mucho tiempo."


La preocupación de Sony para con la piratería no es de extrañar, siendo uno de los motivos por los que PSP fracasó en Occidente. No olvidemos tampoco la persecución de la compañía contra GeoHot, hacker que consiguiese exponer PlayStation 3 a las copias ilegales.


Aquella cruzada costó la enemistad de Sony con el colectivo Anonymous, que respondió atacando sus principales sitios web, amén de PlayStation Network (Sony Entertainment Network en la actualidad). 


La ofensa resultó en uno de los episodios más traumáticos para la compañía, cuando 77 millones de usuarios vieron expuestos sus datos personales (información bancaria incluida).


Solo el tiempo dirá si los ingenieros de Sony han hecho correctamente su trabajo, desarrollando una consola blindada hasta decir basta. La experiencia, por desgracia, nos dice todo lo contrario.


PlayStation Vita se ha puesto a la venta hoy mismo en dos versiones: WiFi a 249,99€ y 3G a 299,99€. La consola dispone de un amplio catálogo inicial de Juegos de PS Vita tanto por la vía física como por la descargable.