¿Quien será Harry Osborn en Spider-man 2?

Aunque ya sabemos quién será el villano del Trepamuros en Amazing Spider-man 2, quién será su futura novia y algunos detallitos más, aún queda por desvelar quién será su mejor amigo y en el futuro uno de sus peores némesis.

A estas alturas siguen los rumores sobre cómo será la nueva película de Amazing Spider-man. Uno de los más candentes es el referente a Harry Osborn y qué actor lo interpretará.

Como a muchos posiblemente el nombre no os diga nada, ahí va un recordatorio. Harry es el hijo de Norman Osborn (El Duende Verde), y también el que será el primer amigo de verdad de Peter. El problema es que cuando Spidey acaba matando (accidentalmente) al Duende, Harry jura venganza contra el Trepamuros, sin saber que bajo la máscara está su mejor amigo.

Llegados a este punto, cabe recordar que James Franco ya interpretó el papel en la trilogía de Sam Raimi y que, a título personal, no lo hizo tan mal e incluso brilló en una película con tan malas críticas como fue la tercera entrega de la serie.

Pero vayamos al ajo del asunto: El nuevo Harry Osborn. Bueno, pues ahí van nuestros nominados: El primero sería Douglas Booth, quien ya vimos hacer de Eustace con 15 años en Los Pilares de la Tierra. Y aunque es un peso ligero, también es uno de los confirmados en la nueva superproducción basada en el relato de Noé, protagonizada por Russel Crowe.

Pero como no todo pueden ser estrellas de segundo orden, también suenan algunos guaperas de moda. En este caso, también se rumorea que Sam Claflin (Piratas del Caribe 4 y Blancanieves y la Leyenda del Cazador) podría estar dispuesto a hacer el rol. Pero ojo al dato, que tras él está también Eddie Redmayne, otro blandito, acostumbrado a hacer de "el chico" gracias a Los Miserables, El Buen Pastor o Mi Semana con Marylin.

Finalmente, el último nombre que suena es el de Boyd Holdbrook, un actor más todoterreno, gracias a su paso comedia (La hija de mi mejor amigo), acción (The Reunion) y drama (Mi nombre es Harvey Milk). Muchos candidatos, pero... ¿cuál sería el ideal?