El rápido crecimiento de los eSports

¿Los eSports tienen límite? El último estudio realizado por Newzoo y Superdata dejan de relieve el enorme aumento en los últimos años que han tenido tanto los espectadores como las sumas de premios que se mueven dentro de la escena del deporte electrónico competitivo.

Muy pocos pensaban en sus comienzos que los eSports llegarían a generar unos números como los que se manejan ahora en cualquiera de las competiciones importantes a nivel internacional. El reciente estudio de Newzoo y Superdata confirman el enorme crecimiento que está teniendo esta disciplina en los últimos años y arrojan unos datos generados en 2013 difíciles de imaginar hace un tiempo: 71,5 millones de espectadores y 25 millones de dólares repartidos en premios.

Según el estudio, desde 2010 el número de espectadores en los eSports se duplica cada año; pero todavía han investigado más y han estimado que en Estados Unidos la audiencia mayoritaria son jóvenes entre 21 y 34 años que ven retransmisiones eSport, por lo menos, 19 veces al mes, utilizando más de dos horas de su tiempo en cada una de ellas.

Los resultados fuera de Estados Unidos no se quedan cortos. Como ya sabéis, el continente asiático fue el nicho principal donde los eSports y los juegos free to play como League of Legends, Dota 2 o World of Tanks (que celebrará sus finales este fin de semana en Varsovia) iniciaron su camino. Una vez rotas esas barreras, la expansión de los deportes electrónicos llegó a los países occidentales, donde ahora consigue más de 16,3 millones de espectadores.

Los premios, la salsa de los eSports, también crecen al mismo nivel de toda esta evolución. Los más gordos repartidos hasta el momento han sido para los MOBAs: The International de Dota 2 con 2.874.381 dólares y League of Legends World Championship que superaba por poco los 2 millones de dólares.

Este negocio impulsa y anima a que las grandes marcas, como CocaCola o RedBull, también se apunten a la fiesta. La visión para el futuro es optimista y ésto parece que va a seguir el mismo camino ascendente, pero ¿dónde estará su techo? ¿Hasta dónde serán capaces de llegar los eSports?