Razer Wildcat para Xbox One y PC - Unboxing y análisis

Razer Wildcat para Xbox One y PC es un serio candidato a convertirse en el mejor mando de videojuegos que hemos probado. Se trata de un gamepad enfocado a la competición, en el que prima la posibilidad de configurarlo a nuestro gusto, y la fiabilidad.

Lo primero que nos llama la atención es la soberbia presentación del Wildcat. No sólo por el estuche, para transportarlo cómodamente a las competiciones de eSports, sino por la construcción, que está a la altura (o supera) los mandos oficiales. La cruceta está dividida en cuatro botones, con switches muy sensibles y no se puede cambiar -como hemos visto, por ejemplo en el mando Xbox One Elite- pero su respuesta es inmejorable, al igual que los dos sticks (que traen una cubierta de repuesto en color verde).

Podemos ajustar el recorrido de los gatillos (para ser más rápidos) y el mando cuenta con 4 botones adicionales configurables, que también podemos quitar, si nos molestan. Pero hay mucho más, como la posibilidad de programar distintos perfiles, dependiendo del juego, o la inclusión de un minijack y botones específicos para conectar nuestro headset. Además. el mando incluye un cable trenzado con conexión micro USB para que no andemos pendientes de las pilas y unas almohadillas adhesivas por si preferimos un tacto más blando. 

Como hemos mencionado más arriba, el mando es compatible tanto con la consola de Microsoft como PC con Windows 10, Windows 8 y Windows 7, y en todos los dispositivos ofrece una ventaja competitiva. Puede tratarse del mejor gamepad que hemos probado hasta la fecha, que trata de tú a tú al ya mencionado mando Elite. ¿El precio? Pues 165 euros, pero después de esta inversión no querréis jugar con otro mando.  

Pero el Wildcat no es un controller para todo el mundo. Razer nos ofrece un producto, insistimos, efocado a la competición, y sus prestaciones se disfrutan particularmente en juegos de carreras o FPS online, no nos imaginamos que nadie necesite botones programables para disfrutar de una partida a Rise of the Tomb Raider tranquilamente en casa. Así que la decisión depende mucho de vuestro perfil como jugadores.