Rock Band salva vidas

Marc Rodwell cumplió 23 años pensando la friolera de 226 kilos. En tal condición, sus médicos apenas le garantizaron un año más de vida, lo que le hizo reaccionar y dedicarse a una estricta rutina de entrenamiento. 

Su afición al videojuego le hizo crearse un hábito relativo: jugar dos horas diarias frente a la batería de Rock Band. La idea le supuso adelgazar más de 100 kilos y por consiguiente superar su más difícil propósito de año nuevo: cumplir los 24 años el próximo febrero:

"Mi último diagnóstico fue todo un shock, así que decidí hacer ejercicio. Al poco incorporé Rock Band a mi rutina, te sorprenderías de cuantas calorías se queman tras dos horas tocando la batería. [...] Me siento una persona completamente distinta."

Para que luego digan que los videojuegos promueven el sedentarismo...