Sin Infinity Blade en Android, por ahora

Infinity Blade se ha convertio en el buque insignia de Unreal Engine para las plataformas portátiles de Apple. Su funcionamiento en dispositivos como iPod, iPhone y, por supuesto, iPad es todo un derroche de sencillez y potencia. La tecnología de Epic se ha adaptado de maravilla al sistema operativo iOS, pero esto no quiere decir que vaya a alcanzar también otros sistemas.

Android, que ya dispone de títulos hechos con Unreal Engine, como Dungeon Defenders, no está en los planes de Epic. El argumento para evitar este sistema operativo viene de la diversidad de terminales y, sobre todo, la imposibilidad de acceder al hardware de una forma eficiente. Es decir, aunque haya móviles, tablets y reproductores multimedia con Android más potentes que un iPad, resulta complicado sacarles el rendimiento necesario para mover un juego como Infinity Blade.

La situación, por lo tanto, hará que tengamos que esperar para ver títulos que expriman los nuevos procesadores que llegan al mercado. Algo que también parece afectar a las máquinas que utilizan Windows Phone 7, aunque en este caso la excusa es el parque de dispositivos, aún muy inferior al de la competencia y no tan rentable como iOS y Android.

En cuanto a NGP, parece que en Epic piensan mucho en la nueva portátil de Sony y defienden la postura de no usar Google Android. Digamos que es la única forma de sacarle verdadero partido al avanzado hardware de la consola, siempre y cuando Sony haga un buen trabajo con su sistema operativo y los entornos de desarrollo. Esperemos que así sea y que en las oficinas de PlayStation hayan aprendido de los errores del pasado.