Sitges 2013 acoge a Álex de la Iglesia con calidez

A su paso por Sitges, la capital del terror este mes de octubre, Álex de la Iglesia afirma sentirse como en casa y destaca el interés de un festival dedicado al cine de género.

El reconocido director y anteriormente director de la Academia de Cine Álex de la Iglesia ha abordado en la masterclass ofrecida en el marco del Festival de Sitges 2013 cuestiones como la crisis del cine español o la necesidad de ampliar la oferta que le llega al espectador.

Además ha definido el terror, el fantástico y la ciencia ficción como sus géneros favoritos y en los que se siente más cómodo, y ha mostrado su satisfacción con Las brujas de Zugarramurdi a la que califica como "comedia en una película de terror con monstruo al final". El director también ha ironizado sobre la posibilidad de rodar la secuela, principalmente por el gancho que tendría el título Zugarramurdos (esta idea ya la había lanzado en varias entrevistas anteriores), una película que, hipotetiza, sería "todavía más de género", con "más monstruo y más aquelarre”.

 

 

El director de El día de la bestia, La comunidadBalada triste de trompeta ha sostenido que el cine se ha globalizado y democratizado con las nuevas tecnologías pero que, al mismo tiempo, cada vez es más difícil vivir de la profesión. A pesar de la admiración por las producciones low cost, De la Iglesia ha afirmado que es complicado que estas producciones menores "generen industria".

 

Asimismo, ha reconocido que el cine español está en crisis "desde siempre, pero ahora más". De la Iglesia, que también ha sido presidente de la Academia de Cine Española, ha recordado su participación en la institución con el orgullo de haber expresado sus opiniones y ha sostenido que el tiempo ha dado la razón a sus perspectivas, a pesar de que dimitió de la junta por no coincidir con la opinión mayoritaria.

 

En este sentido, ha denunciado la falta de una oferta legal y razonable en la distribución cinematográfica española, y el imperativo de que la industria se adapte a las necesidades de los consumidores.

 

Carlos Areces, protagonista de Balada triste de trompeta, se ha sumado a la mesa para explicar, en tono autoparódico, su desnudo en la película; posteriormente, Álex de la Iglesia ha comparado este desnudo con la exposición a la que se somete a un director de cine después de haber rodado una película, en alusión a recibir críticas negativas. Carlos Areces está en Sitges como parte del equipo de la película de Juan Cavestany Gente en Sitios, que se proyecta estos días en el festival.