Sitges 2013: Charles Dance con los fans de Juego de tronos

El actor británico Charles Dance recibió ayer a una legión de enfervorizados fans de la serie Juego de Tronos y confesó sentirse como "una estrella del rock and roll".

Charles Dance se trasladó ayer a Sitges con motivo doble: para este encuentro con los seguidores de Juego de Tronos en un año en el que el festival ha abierto su programación a la televisión de género, y para presentar junto al director Mark Hartley su última película: Patrick, un remake de un clásico del cine australiano de terror de los años 70.

 

Además Dance recibió ayer el premio honorífico "Máquina del tiempo" en reconocimiento a su trayectoria, que incluye títulos del género como Alien 3 de David FincherDesvío al paraíso del español Gerardo Herrero o ¡Atrapados! de Eric Red.

 

 

Las 220 localidades parecían pocas para la expectación que se vivió por parte del fenómeno fan de la serie Juego de tronosÉstas eran sus palabras: "Cuando empiezas un proyecto siempre esperas tener éxito y en este caso pensábamos que sí, pero nunca imaginamos que este éxito fuera tan fenomenal como se muestra hoy aquí en Sitges", ha comentado Dance antes de la proyección de uno de los capítulos de la tercera temporada.


Dance también ha valorado a su personaje en la aclamada serie de HBO basada en la exitosa saga de George R. R. Martin, "Canción de Hielo y Fuego" diciendo: "Tywin Lannister no es tan malo como pensáis: es peor".

 

Dance piensa que una parte del éxito se debe a la combinación de "un reparto con actores muy jóvenes con otros bastante más arrugados que yo; pero también ha sido una gran suerte haber sido bendecidos con unos guionistas que han sabido escribir a unos personajes muy sólidos".

 

 

Él considera que lord Tywin Lannister es "un personaje muy consistente", y ha recordado que "normalmente cuando decido los proyectos se debe a la calidad del guión y en este caso es lo que más me motivó".

 

Y, bueno, sorpresa, preguntado acerca de su escena favorita de la serie dijo: "El director y el guionista vinieron un día y me preguntaron si era vegetariano y cuando les dije que no, me pusieron a ensayar a despellejar un ciervo y tuve que repetir la acción para el rodaje con otro ciervo muerto, un cuchillo y un cubo de plástico, adonde tiré las tripas y los restos, pero finalmente no me los sirvieron en la comida".