Sobre el precio de la futura NGP

Cuando Sony lanzó PS3 en marzo de 2007, muchos se llevaron las manos a la cabeza por el precio que se les ocurrió poner: 599€. ¿La justificación? Que si el lector Blu-ray, que su el chip Cell, que si la retrocompatibilidad por software con PS2, que si... El caso es que las ventas de la consola no fueron muy elevadas y su despegue no llegó hasta que esos 599€ empezaron a bajar.

Por desgracia, por el camino se quedaron las ranuras para leer tarjetas, la retrocompatibilidad con PS2 y muchas más cosas que, a simple vista, no se pueden ver. Pero Sony, al menos, consiguió su objetivo y la consola ya camina desde hace tiempo (con PS3 slim) por la senda del éxito y las ventas.

Así que en esta ocasión con NGP, en Sony tenían claro que no iban a cometer el mismo error. Así lo ha dicho Shuhei Yoshida, presidente de SCE, a CVG: "no podemos hablar de un precio definitivo pero desde el principio hemos tenido en mente un objetivo. Así, al examinar las distintas características, siempre tuvimos un rango de precios en la cabeza". Y por si no lo hemos entendido, sentencia: "con el precio de PS3 aprendimos una gran lección. No tiene sentido poner todo lo que nos gustaría en un dispositivo y luego ponernos a hacer cuentas a ver por cuánto podemos venderlo. [Con NGP] Siempre tuvimos el precio y al consumidor en mente. Teníamos que vender algo que la gente pudiera comprar".

Y ahora la pregunta del millón: ¿cuánto es eso que Sony tiene en mente? Se admiten apuestas... o respuestas.