Sobre el precio de las revistas

Hobby Consolas y Playmanía han incrementado su precio en 50 céntimos, igualándose con nuestra otra revista mensual de videojuegos, la Revista Oficial Nintendo, que ya lo hizo hace unos años.   

“Lo importante no es el precio, sino el valor de las cosas”

Ya, diréis muchos. “Pero el que paga soy yo”.  Es cierto. Quizá sería más correcto decir que cada uno está dispuesto (o no) a pagar el precio que considera apropiado según el valor que le da al producto (o servicio) en cuestión.

 

Os cuento esto porque como habéis visto, Hobby Consolas y Playmanía han incrementado su precio en 50 céntimos, igualándose con nuestra otra revista mensual de videojuegos, la Revista Oficial Nintendo, que ya lo hizo hace unos años.

Si lo hemos hecho, lógicamente, es porque consideramos que el valor de nuestras revistas lo merece y, desde luego, confiamos en que los que nos compráis habitualmente penséis igual. Pero no ha sido una decisión fácil, os lo aseguro.

 

Los más veteranos, y si no para eso estoy yo que os gano a todos (bueno, a la mayoría), recordaréis que el precio de ambas revistas apenas se ha tocado ¡¡desde más allá del siglo pasado!! Sí, como lo oís. La última subida seria de Hobby Consolas (sin contar los aumentos de precio puntuales cuando incluíamos videos VHS de Dragon Ball o Tekken) se produjo en 1998, cuando la revista paso de costar 395… ¡pesetas! a 450 (lo que hoy en día sería el pastón de… 30 céntimos más) Con la llegada del euro, la revista siguió costando lo mismo (2,70€ en su equivalencia), y tras la desaparición de la peseta se quedó en 2,75€. Ya entre 2003 y 2004 se hicieron dos ligeros redondeos que llevaron el precio primero hasta 2,95 y finalmente hasta los 2,99€ que han permanecido hasta 2015. En otras palabras, ¡un incremento de 60 céntimos en casi 20 años! Estaréis conmigo en que la inmensa mayoría de los productos no han tenido una evolución tan comedida...

 

Revista Hobby Consolas del año 1995 a 395 pesetas (2,40€ al cambio)

 

Es cierto, como en bastantes ocasiones nos habéis señalado muchos, que las revistas no tienen tanta paginación como antes. No lo niego, pero hay un matiz muy importante: por desgracia para nosotros, las abundantes páginas de publicidad de antaño se han reducido drásticamente, con lo que si hablamos solo de contenido puro y duro apenas ha variado. No es coña. He cogido el número de Diciembre del año 2000 de Hobby Consolas y lo he comparado con el número que acabamos de lanzar este Diciembre de 2016: en el de entonces ofrecimos 109 páginas de contenido y en este último… 108.

 

Con todos estos elementos, cualquier economista nos diría que estábamos en nuestro perfecto derecho de subir el precio de las dos revistas, sobre todo teniendo en cuenta que mientras tanto los costes de producción (papel, impresión, etc), de estructura (alquiler de oficina, etc) y los salarios se han incrementado. Y sin embargo, nos ha costado un mundo tomar la decisión. No sé, supongo que es como si le estás alquilando un piso a un buen amigo y te ves obligado a subirle la renta. Porque, y no es ningún peloteo a estas alturas, para nosotros no sois simples lectores, sois parte de la familia, como así lo sentimos y nos lo hacéis ver cuando nos encontramos en la Madrid Games Week por ejemplo. Tal es así, que yo personalmente estuve comentado esta cuestión con varios de vosotros en esa feria, preguntándoos qué os parecía que subiéramos el precio, y desde aquí os agradezco de corazón vuestra franqueza y comprensión. Igualmente, hemos realizado una macro encuesta (con más de 8.000 respuestas) en la que habéis expresado con total claridad qué os gusta y qué no, que incluiríais y quitaríais y, por supuesto, qué os parecería un ligero aumento de precio. Sinceramente, nos ayudó mucho a tomar la decisión.

 

Revista Hobby Consolas del año 2000 a 450 pesetas (2,70€ al cambio)


Y tras profundas y largas reflexiones llegamos a esta conclusión: de acuerdo, subiremos ligeramente el precio de las dos revistas, pero a cambio vamos a ofrecerles unos productos aún mejores, que compensen más que de sobra este incremento. En el caso de Playmanía, la revista tendrá nada menos que 16 páginas más, e incluirá un suplemento-guía todos los meses.

Y para Hobby Consolas, dado que es el año más especial en su larga historia (25 años y 300 números en el mismo año no es algo que suceda habitualmente) hemos tirado la casa por la ventana: 16 páginas más, un Suplemento Coleccionable de 32 páginas a tamaño revista con la historia de Hobby Consolas que se extenderá durante los 12 meses y póster de regalo (además de otras sorpresas que puedan llegar debido a los aniversarios). Todo ello, además, con un nuevo y atractivo diseño, nuevas secciones y un contenido actualizado y adaptado a los nuevos tiempos, todo siguiendo al pie de la letra vuestras propuestas y sugerencias tanto en persona como a través de las encuestas. En fin, una revista a medida. Y todo por 50 céntimos más de lo que estabais pagando hasta ahora. 6 (míseros) euros más al año si os compráis todos los números. Un aumento que, como siempre, tenéis la posibilidad de ahorraros si os suscribís a la publicación (además de llevaros un regalo), claro está.

 

Desde luego, nuestro deseo es que este ligero incremento en el precio no impida que todos los que compráis habitualmente una de las dos revistas (o las dos) lo sigáis haciéndolo. Y, por supuesto, os invito a los que lo hacéis de vez en cuando o dejasteis de hacerlo, que os animéis de nuevo. Estoy seguro que esos 3,50€ van a ser una excelente inversión, pues os van a proporcionar unas horas al mes de diversión, información y participación relacionada con vuestro “hobby” favorito. La ilusión, el talento, el esfuerzo y el excelente trabajo que hacen y siempre han hecho los equipos que se encargan de llenar todas las páginas de nuestras revistas así lo garantizan. Como decía al principio, un valor que, modestia aparte, creemos que supera claramente al precio.

 

Os invito a que desde ya nos enviéis vuestras sensaciones y comentarios (a través de la web o la revista) y desde luego, estaré deseando encontrarme con vosotros en la próxima feria para volver a charlar de nuevo.

 

Gracias, de corazón.