Sony y LG confirman la muerte de los televisores en 3D

3D

Amigos, es oficial: la televisión en 3D ha muerto. Sony y LG, los últimos fabricantes que seguían al pie del cañón, han anunciado que cesarán la producción de sus televisores 3D debido a los pésimos resultados de venta. Samsung abandonó ese mercado el año pasado, así que era cuestión de tiempo que la vieja guardia se rindiese.

Los grandes fabricantes se están centrando en la explotación de la tecnología 4K, OLED y demás que tanto auge están teniendo en las últimas fechas. El 3D ha ganado seguidores gracias a ciertas películas cuyos resultados mejoran drásticamente —véase Avatar—, pero a la hora de trasladar la tecnología a casa los costes superaban los beneficios: menos de un 10% de las televisiones vendidas por Sony y LG tenían 3D, según podemos leer en TryModern.

¿Sufrirán los televisores curvos el mismo destino que la tecnología 3D casera? El tiempo lo dirá, pero las compañías ya están buscando en los smartphones plegables su nuevo filón de ventas.

Lecturas recomendadas