Square-Enix descontenta con su balance y con occidente

La industria de los vieojuegos japonesa es la que peor está capeando el temporal. Square-Enix cierra su año fiscal 2013 con unos resultados lejanos a los esperados, aunque toma contramedidas rápidamente.

Que Square Enix no está pasando por su mejor momento a nivel económico (por no mencionar otros ámbitos) es algo que no le pilla a nadie por sorpresa. Tampoco debería ser que la compañía nipona le 'eche la culpa' de su bajo éxito comercial a sus títulos occidentales, como el aventurado reboot Tomb Raider, el sandbox Sleeping Dogs y el meticuloso Hitman Absolution, de calidad incuestionable. Aunque la realidad es que los resultados de su balance distan considerablemente de lo previsto y la editora defiende a sus plataformas digitales (juegos de móvil y navegador web) frente a las ‘moderadas’ ventas de sus títulos más grandes (los antes mencionados) en Europa y Norteamérica.

Entre marzo y abril suele terminar el año fiscal de muchas compañías y comenzar el siguiente, mostrando muchas de ellas (tal y como hizo hace poco Capcom) en el interludio un pequeño informe en el que indican los resultados de la campaña y sus planes de futuro. Square Enix acaba de hacer público su informe, en el que se puede apreciar un descenso del éxito financiero y un bajo rendimiento en comparación con el ejercicio anterior y el año de lanzamientos con los que nos ha hecho gozar la marca.

Las ventas de los 'bombazos' de Square-Enix no cumplieron las expectativas.

Observando el resumen que han dispuesto para prensa contemplamos esa imagen general, aunque las ventas netas aumentaron un 15,7% alcanzando los 147.981 millones de yenes (unos 1.120 millones de euros) frente a los 127.896 millones de yenes facturados durante el 2012. Entrando en detalles de forma concisa (y sin llegar a sacar nuestro monóculo y pipa de economistas) podemos concluir que las claves de la ‘mala racha’ de Square-Enix se deben a la grave disminución de los ingresos de explotación y en especial de los ingresos recurrentes, fuente de capital de carácter pasivo de gran ayuda en las inversiones y los ajustes de cuentas.

Estas bajadas han llevado a que el grupo registe unas pérdidas extraordinarias para llevar a cabo distintas iniciativas de reestructuración, tales como cambios en las políticas de desarrollo, el rediseño de algunos de sus modelos de mercado y otras reformas organizacionales, sumándose con todo unas pérdidas netas de 13.714 millones de yenes (casi 104 millones de euros) que también ha afectado a la pérdida de ganancias por acción, aumentándolas de 52,66 yenes (0,40€) en 2012 a 119,19 yenes (0,90€).

La situación de Square-Enix durante el término de su año fiscal no es la más apropiada, pero tampoco es desalentadora, y la editora ya está tomando medidas al respecto para establecer una nueva base de ingresos, apoyada en gran medida por su juegos para explorador web, smartphone y tablets, que contribuyen a mantener los beneficios, así como por títulos de la talla del MMO Dragon Quest X, de rendimiento constante.

Mientras, el desarrollo de videojuegos ‘clásicos’ para consolas se mantendrá estable pero con una inversión tirando a modesta, sobre todo respecto al mercado occidental, el cual según Square-Enix se ha vuelto muy competitivo y oligopólico. ¿Qué os parecen las nuevas políticas de la nipona? ¿Creéis que los resultados son acordes al trabajo realizado durante este año?