Square-Enix teme al "Valle Inquietante"

El avance de la tecnología permite a los desarrolladores mostrar gráficos cada vez más impresionantes, físicas más avanzadas y, en un futuro cercano, personajes de aspecto foto-realista. Este último punto preocupa especialmente a los técnicos de Square-Enix, quienes creen que la búsqueda del realismo total puede provocar sensaciones encontradas en los jugadores.

Julien Merceron, director del departamento técnico de Square-Enix, ha mostrado su preocupación por la enorme velocidad a la que están avanzando la calidad de los gráficos, y que está dejando varios pasos por detrás a otros aspectos como las animaciones o la Inteligencia Artificial, lo que podría hacer que la próxima generación cayera en el temido "Valle Inquietante".

Para los que nunca hayáis oído hablar de este fenómeno, el "Valle Inquietante" es un concepto ideado en los años setenta por Masahiro Mori, un creador de robots japonés.

Básicamente, la teoría que enunció Mori-san es que los humanos somos capaces de sentir empatía hacia figuras artificiales con un enorme grado de similitud a nosotros, pero que, llegado un punto de realismo extremo y en el que resultara casi imposible distinguir si un modelo es humano o no, cualquier movimiento o comportamiento antinatural de este robot (o de un personaje de videojuego en este caso) generaría en nosotros un fuerte sentimiento de rechazo, entrando en ese momento en el denominado "Valle Inquietante".

Por este motivo, Julien Merceron cree que la nueva generación de consolas y de motores no debe centrarse únicamente en ofrecer gráficos impresionantes ni en mostrar personajes foto-realistas, ya que el campo de la animación y de la Inteligencia Artificial no está preparado aún para dotar a estos modelos de movimientos y comportamientos naturales.

Para haceros una idea de a lo que se refiere Merceron; imaginaos por un momento a un personaje de videojuego de apariencia totalmente real, mostrando un comportamiento sin sentido mientras gesticula de forma antinatural y robótica. El resultado sería, sin duda, un tanto perturbador.

La solución que propone el técnico de Square-Enix es que los programadores traten de buscar el equilibrio perfecto entre calidad gráfica, animaciones, físicas, Inteligencia artificial y emociones de los personajes, logrando así un sentimiento equilibrado de inmersión por parte del jugador.

Es difícil predecir el aspecto que tendrán los videojuegos, por ejemplo, de aquí a cuatro o cinco años, pero resulta apasionante pensar en la dura y emocionante tarea que tienen por delante ingenieros y desarrolladores.