Star Wars - La Teoría del Anillo que cambiará tu opinión sobre las precuelas

Star Wars

Desde su nacimiento, Star Wars se ha convertido en uno de los fenómenos de masas más potentes del mundo. George Lucas inició su andadura en esta aventura galáctica allá por 1977, con el estreno de Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza, a la que seguirían otras dos secuelas y que sentarían las bases de cómo debía funcionar el género en el cine.

En 1999, George Lucas dio la campanada con el lanzamiento de una nueva trilogía que comenzaría con Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma, y que versaría sobre el ascenso y caída de Anakin Skywalker en su camino por convertirse en Darth Vader. Los años siguientes... se convirtieron en un hervidero de odio.

Las archiconocidas precuelas recibieron un aluvión de críticas, especialmente de parte de los seguidores más puristas de la saga, quienes vieron una serie de cambios en el universo Star Wars que desmerecían el trabajo de la trilogía clásica: diálogos forzados, romances propios de una película de adolescentes, la obsesión por los sables láser, el uso abusivo del CGI (Computer Generated Image) o el mítico Jar Jar Binks; fueron algunas de las críticas más sonadas a las —por aquel entonces— nuevas películas de Star Wars.

Descubre todo el merchandising oficial de Star Wars: Rogue One disponible en España

Sin embargo, el paso del tiempo parece estar dándole la vuelta a la tortilla, consiguiendo un nuevo análisis más positivo sobre el impacto de las precuelas de Star Wars. Entre la nueva ola de defensores destaca un nombre y un análisis: Mike Klimo y su teoría del anillo, que os explicamos a continuación.

La teoría del anillo de Mike Klimo, explicada

Mike Klimo desarrolló una teoría que no sólo ensalza las precuelas, sino que las elevaría a la categoría de obra maestra si damos su propuesta narrativa por válida. Hoy os resumiremos la teoría, pero podéis acudir al enlace para estudiarla en su totalidad. 

La idea comienza con la primera referencia que realizó George Lucas acerca de las precuelas y su relación con la trilogía clásica: "Es como la poesía, riman. Cada estrofa rima con la anterior". Cada episodio corresponde con su homólogo en la trilogía clásica, de tal forma que establece un nexo de unión en los actos que acontecen —Anakin destruyendo la nave de la Federación de Comercio al igual que Luke destruye la Estrella de la Muerte—.

Star Wars

La teoría de Klimo establece que estos paralelismos o rimas, según las estableció Lucas, no son sólo secuenciales, sino que riman en círculo, como un palíndromo. Una rima en bucle narrativo. De esta forma, el autor establece que las películas parejas serían Jedi y Amenaza (Jedi y Menace), Imperio y Clones (Empire y Clones), y Esperanza y Sith (Hope y Sith), generando unas asociaciones que ya despiertan la atención.

La Amenaza Fantasma sigue la misma estructura que El Retorno del Jedi, especialmente estableciendo el foco en la batalla final entre la tecnología y las tribus nativas, una batalla espacial derivada y su combate determinante con sables láser. El Ataque de los Clones, por su parte, comienza con las nubes de Coruscant y cierra con el desértico terreno de Geonosis, en contraposición a Hoth y Bespin en El Imperio Contraataca. Pero la clave de la teoría la encontramos entre Una Nueva Esperanza y La Venganza de los Sith. El eje central sobre el que se asentaría toda la saga, con la imponente tentación del lado oscuro y que definiría el destino de las tramas de Anakin y Luke, respectivamente. El Episodio III nos introduce ese camino a la inmortalidad a través de la Fuerza, y el Episodio IV sirve de anticipación y cumplimiento con el maestro Obi-Wan fundiéndose con ella.

La teoría del anillo busca un enlace narrativo más potente entre ambas trilogías, pero también hace lo propio con los temas políticos, morales y espirituales sobre los que se asientan sus tramas y que tantos estudios culturales han derivado. Una dualidad que presentan sus protagonistas y la propia estructura narrativa de sus películas.

La cuestión ahora sería determinar si toda esta teoría —que podéis leer al completo en el enlace antes servido y que os despejará muchas dudas— era el principal objetivo de su creador, o una mera casualidad. Eso queda a gusto del consumidor, pero no en vano George Lucas fue el director más prometedor de toda una generación de cineastas de la que también os sonarán los nombres de Spielberg, Scorsese o Coppola. Su evolución... es otro cantar.

Lecturas recomendadas