Supergirl, NCIS, Made in France... los atentados de París alteran la cartelera y la parrilla de TV

Los atentados de París siguen marcando la cartelera y la parrilla televisiva con el reemplazo de episodios de Supergirl, NCIS y el sonado retraso de la película Made in France.

Hace ya seis días que fuimos testigos de los atentados terroristas en el corazón de Francia y el estado de emergencia se prolongará en el país galo durante 3 meses. Habían pasado horas cuando se anunció que la película Made in France retrasaría su estreno por respeto a las víctimas, algo que parecía muy lógico echándole un simple vistazo al cartel en el que la Torre Eiffel, siempre símbolo del país, pero ahora más que nunca de la paz a la que aspira Europa, se fusiona con una AK-47

El argumento de la película sigue las andanzas de un periodista que se infiltra en una célula yihadista ubicada en el centro de París, cuyo objetivo era planear un ataque que causara el caos en la capital... No puede ser más dolorosamente inoportuna, la verdad. Y, para mayor desolación, es la segunda vez que se retrasa su estreno, que ya en enero se pospuso debido a la masacre de Charlie Hebdo, ¡y eso que se rodó dos años antes!


La onda expansiva de los ataques terroristas por cierto, no se ha detenido en los cines: según The Hollywood Reporter la serie Supergirl tenía previsto emitir el episodio titulado "How Does She Do It?"en el que Kara Danvers protege National City de una serie de bombardeos. En su lugar, se presentará el episodio "Livewire", que aborda la relación de Danvers con su madre adoptiva.

Por su parte, el capítulo de NCIS: Los Ángeles titulado "Defectors" que iba a ser transmitido esta semana, se centraría en una joven que ha sido reclutada al Estado Islámico. El episodio que lo reemplazará, "The Long Goodbye", sigue al equipo de NCIS mientras busca a una mujer que recibió asilo en Estados Unidos cuatro años atrás.

Ya veis que la actualidad no solo afecta a la seguridad de los eventos deportivos sino que tiene una repercusión en cadena incluso en nuestro entretenimento... De momento, Made in France se ha quedado sin la distribuidora original y seguramente llegará a un público mucho menos amplio, pero es que la herida abierta en París ha sido profunda y requiere un tiempo para cicatrizar, además de que los familiares de las víctimas merecen que se repete su luto.

Lo único positivo que se me ocurre señalar es que tenemos ficciones maduras que abordan temas incómodos con naturalidad y que los showrunners y exhibidores de cine tienen la inteligencia emocional de saber cuándo es mejor dejarlas para un mejor momento en el que podamos pensar más con la cabeza y menos con el corazón.