Tearaway se retrasa hasta noviembre

Media Molecule confirma que Tearaway sufre un pequeño retraso respecto a las fechas previstas incialmente. Irrumpirá en PS Vita el 22 de noviembre, un mes más tarde.

Malas noticias para los poseedores de una PlayStation Vita que temen que a su portátil le entre el síndrome del pisapapeles (dramatización) a la espera de que lleguen más títulos exclusivos que revitalicen su catálogo. Tras el soplo de aire fresco que supuso Soul Sacrifice, el siguiente juego de la corta lista de exclusividades de peso que están por llegar es Tearaway, cuya fecha de lanzamiento acaba de ser retrasada.

Así nos lo ha hecho saber Media Molecule usando el blog oficial de PlayStation para difundirlo. El estudio inglés reconoce que es la primera vez que trabajan en un juego para una portátil (LittleBigPlanet para PS Vita era obra de Tarsier Studios), lo que les ha complicado su desarrollo hasta el punto de llegar a la fase final del mismo y darse cuenta de que necesitan más tiempo para completar Tearaway según sus planes iniciales.

Dicho esto, Tearaway antes tenía previsto ver la luz el 23 de octubre en nuestras tierras, pero se retrasará sólo un mes para que Media Molecule pueda darle el último repaso a su particular aventura y pulir todos los detalles, por lo que hará acto de presencia en PS Vita a partir del 22 de noviembre. Un mes que puede hacérsele eterno a muchos, pero que vale la pena esperar para poder disfrutar de esta curiosa aventura en condiciones.

En Tearaway acompañaremos a Iota o a Atoi, una especie de mensajeros, cuya misión será entregar una misteriosa carta a un destinatario todavía más misterioso (realmente de su argumento no se sabe gran cosa a estas alturas), lo que les obligará a recorrer el original y fascinante mundo de papel en el que transcurre la acción. El título sacará partido de todas y cada una de las posibilidades que ofrece PS Vita, por lo que se perfila como el primer gran juego exclusivo que explote sus características sin entrar en un apartado técnico hiperrealista, ni falta que hace.