THQ se centrará sólo en 'juegos buenos'

Hay decisiones empresariales que, por más obvias que resulten, les cuesta llegar a buen puerto. Esta es la situación que parece darse en THQ, donde uno de sus ejecutivos más representativos ha dado algunas pistas sobre el futuro de su compañía.

Después del éxito de Darksiders, que llegó sin hacer mucho ruido, o las buenas ventas de franquicias como UFC y Warhammer, el futuro de THQ parece brillante. De ahí que en las reflexiones de sus dirigentes podamos ver algunos toques de sinceridad. Se acabó eso de dejarse una millonada en juegos mediocres y empeñarse en que lleguen a las tiendas, aunque no tengan el nivel de calidad exigible.

La idea es centrarse en juegos que realmente tengan posibilidades de convertirse en grandes éxitos, con los que se pueda recuperar una gran inversión. Por otro lado, también parecen darse cuenta de maravillas como LIMBO, que acaba de llegar y ya se ha hecho con el corazón de crítica y público. Es decir, THQ se centrará en hacer juegos muy buenos y con gran presupuesto, pero también se dedicarán a líneas de producto que innoven sin arriesgar demasiado.

Esta situación de THQ coincide, en parte, con las iniciativas que hemos visto por parte de grandes compañías durante los últimos años. Quizá, de cara a afrontar una crisis que la industria de los videojuegos parece capear con relativo éxito. Pero podemos citar los movimientos vividos en Ubi Soft, donde se han centrado en continuar sus sagas de más éxito, mientras diversifican el negocio con títulos para móviles. Electronic Arts, por su parte, se volcó en nuevas franquicias, con un esfuerzo económico más que notable, aunque con planes a largo plazo para recuperar su inversión. Y la lista puede continuar, con la compra de Eidos por parte de Square-Enix, para hacerse con juegos más occidentales o las alianzas de Konami con desarrolladores como Mercury Steam, que pueden compensar las carencias de grandes empresas que necesitan seguir en lo más alto del sector.