Todavía puedes hacerte con Flappy Bird... ¡Por 1500 $!

Puede que su creador lo haya retirado del mercado para siempre, pero aún es posible hacerse con el adictivo Flappy Bird. Eso sí, id hipotecando la casa y preparando la cartera porque no va a salir barato... 

¡Menuda está liando este pequeño pajarraco! Hace unos días lo avisamos y hoy ya lo podemos confirmar: Flappy Bird, el sencillo a la par que difícil juego para dispositivos móviles, ha sido retirado por su creador, Dong Nguyen. Y aunque no tenemos confirmación oficial de los motivos que le han llevado a privar a la humanidad de semejante pasatiempo, se rumorea con varias posibilidades, como que ha sido acusado de plagio o que no le han sentado muy bien las críticas...

¡Pero tranquilos, no está todo perdido! Algunos usuarios han querido sacar partido de la situación poniendo a la venta terminales móviles con el juego incluido... A precios desorbitados: a través de eBay podemos hacernos con un iPhone 5s con el juego instalado a la 'desdeñable' cantidad de 650 $. ¡Y esa es la oferta más económica! En el polo opuesto encontramos el mismo modelo en versión dorada y, por supuesto, con la aplicación incluida por 1500 machacantes. Pero eso no es lo mejor de todo... ¡Son dispositivos de segunda mano! Esto se traduce además en una cruel ironía, pues en el corto periodo de tiempo que el título permaneció en los mercados de aplicaciones fue totalmente gratuito.

Pero ¿qué demonios es Flappy Bird y porque está generando tanta polémica? Pues se trata de un juego en el que debemos guiar a un pequeño pájaro amarillo a través de un laberinto de tuberías, que no dudarán en hacer picadillo al pobre e indefenso polluelo. Para evitarlo tan solo debemos pulsar la pantalla en el momento preciso. ¿Suena sencillo, verdad? Pues para nada: es absurdamente complicado, y cuanto más avanzamos más tuberías aparecen y a más velocidad se desarrolla la acción. Pero esa, quizás, sea su principal virtud, pues conseguir una puntuación alta (y morir aplastados en el intento una y otra vez) se vuelve altamente adictivo.

Así que ya sabéis, si queréis disfrutar de este título que apuntaba maneras para convertirse en el nuevo Angry Birds o Candy Crush, no queda más remedio que desembolsar una ingente suma de dinero. Al menos de momento...

Fuente: Kotaku