ToeJam & Earl pudieron haber sido las mascotas de Sega

ToeJam & Earl, el clásico de Mega Drive, empezó a gestarse con la intención de convertir a estos personajes en las mascotas de Sega, pero se les consideró demasiado americanos para asumir un papel de tal calibre.

Cuando Sega preparaba el lanzamiento de Mega Drive, una de sus grandes prioridades era acompañarla de un nuevo e importante personaje que pudiera competir con Mario. Aunque habían creado para Master System héroes como Alex Kidd, Wonderboy y Shinobi, querían crear un nuevo personaje que fuera aún más carismático y que los consumidores identificasen con la nueva Mega Drive.

Hayao Nakayama, el entonces presidente de Sega, transmitió sus deseos a los equipos de desarrollo de la compañía de todo el mundo. Quería que la nueva mascota fuera tan fácilmente reconocible como Mario, pero tan diferente de él como fuera posible. Debía tener una personalidad poco ortodoxa, lo cual debía ser reflejado en su juego. Y, por encima de todo, la nueva mascota no podía ser "una monada".

Muchas propuestas fueron presentadas y rechazadas, pero hubo una que estuvo a punto de ser aceptada. El programador estadounidense Mark Voorsanger presentó un par de alienígenas "funkadélicos" muy guays llamados ToeJam & Earl. Al presidente Nakayama le gustó la idea, pero tuvo dos problemas con estos personajes. Primero, eran demasiado despreocupados para su gusto, y segundo, eran demasiado americanos en su naturaleza. Y Nakayama quería una mascota de atractivo global.

Aunque no fueron elegidos como mascotas, Sega decidió dar luz verde al proyecto del juego de Mega Drive, ya que, mascotas o no, sería una adición de calidad y completamente original para el catálogo de Mega Drive.