Valve retira Hatred (genocidio gratuito) de Steam Greenlight

Tras su llegada a Steam Greenlight, Valve ha decidido retirar Hatred de su plataforma de publicación cerrando todas puertas prácticamente a una posible llegada a Steam del juego que nos propone protagonizar un genocidio de carácter político.

Hace unos meses descubrimos la existencia de Hatred, un título bastante oscuro en el que, a grandes rasgos, el protagonista odia el universo y decide embarcarse en una cruzada de muerte y destrucción con la intención de arrasar con todo lo que pueda antes de morir. Así, sin más. Su primer tráiler nos dejaba bastante clara la idea que intenta transmitir su suerte de argumento y la polémica no se hizo de rogar, como era de esperar.

Poco después también se hizo público que una parte de los desarrolladores de Hatred pertenecían a grupos de la extrema derecha polaca y a ciertos movimientos contra la inmigración, y que el mensaje que intentaba darse de buenas a primeras poco tenía que ver con las auténticas intenciones y creencias del estudio. El cuento ha cambiado. La llama ya estaba encendida y dichos detalles la avivaron un poco más.

Aun así, la gente de Destructive Creation intentaba defenderse de las críticas con mayor o menor acierto, hasta que Valve, tras su reciente llegada a Steam Greenlight (plataforma con la que los desarrolladores independientes intentan conseguir la publicación de sus juegos en Steam a partir de los votos de la comunidad) decidiera que Hatred iba a ser retirado de la plataforma por su carácter ofensivo. En otras palabras, se desvanece la que podríamos considerar prácticamente su única opción de llegar a ver la luz en Steam.

Desde Destructive Creation se ha mantenido el respecto ante la decisión de Valve, pero se argumenta que títulos como Manhunt o Postal no distan tanto en algunos sentidos de Hatred y sí que están disponibles en el gigante digital. La idea del doble rasero, vaya. Aun así, esta decisión no impedirá que sigan trabajando en el juego sin cambiar un ápice sus planes iniciales, por lo que es de esperar que pronto sepamos de ellos cuando encuentren una nueva vía de publicación.

Como siempre, las barreras son subjetivas y cada uno podrá tener su propia opinión sobre Hatred y el mensaje que pretende transmitir con el genocidio que nos propone. De lo que no hay duda es que conocer ciertos detalles sobre las creencias y motivaciones de sus creadores añade un mensaje político que no hace ningún favor al juego en sí. Valve ha actuado con cautela ante ello... y podrá discutirse si ha actuado correctamente o no, pero no se podrá recriminar que se haya quedado de brazos cruzados.

Lecturas recomendadas