Valve salva a Introversion

Crear juegos originales, adictivos como pocos y que no entran en el canal habitual es algo que no parece muy rentable. Al menos, no para Introversion, que nos han sorprendido con títulos como Darwinia o DEFCON.

Según comenta Mark Morris, co propietario de Introversion, su compañía llegó a cerrar durante el año pasado. La recepción de Darwinia+ en Xbox Live Arcade fue tan pobre, que no pudieron mantener la empresa a flote. Sin embargo, gracias al apoyo de Valve y promociones en Steam, los fondos volvieron a llenarse y llevan meses otra vez en marcha. Su proyecto actual es Subversion, que retoma conceptos de sus títulos anteriores y evoluciona su peculiar estilo.