Wii no combate la obesidad

Los juegos para Wii no son efectivos en el combate de la obesidad infantil. Es la conclusión a la que ha llegado el Bachelor College de Houston tras un exhaustivo experimento.

Wii y su WiiMote, como Xbox 360 con Kinect y PlayStation 3 con PS Move, resultan indiferentes en aquellos niños con sobrepeso que estén intentando perder unos kilos. La noticia preocupará a cuantos padres se hubiesen relajado pensando en los controladores por movimiento como vía para que sus hijos hiciesen ejercicio sin salir de casa.


El Bachelor College of Medicine de Houston (Texas) lo ha demostrado tras un estudio en el que han participado 78 niños de entre 9 y 12 años. A todos ellos se les asignó una consola Wii, prometiéndoles que podrían quedársela si jugaban 60 minutos diarios equipados con un cinturón provisto de acelerómetros. Gracias a estos, los investigadores calcularon los minutos de actividad física real que suponía cada sesión de juego. El resultado fue sorprendente. 


Los participantes se dividieron en dos grupos de idéntico número: a un lado los que jugarían a juegos de perfil activo (a elegir entre Dance Dance Revolution y Wii Sports ) y a otro los que harían lo propio con juegos de perfil pasivo (Super Mario Galaxy o Disney Sing-it Pop Hits).


Recopilados y analizados los datos, el grupo activo registró una media de 25 a 28 minutos de actividad física. El pasivo, sorprendentemente, se situó entre los 26 y 29 minutos. 
Así declaraba su asombro el responsable de la investigación, Tom Baranowski: "Esperábamos que los juegos controlados por movimiento aumentaran la actividad física de los niños. No dábamos crédito al comprobar que apenas había diferencia entre ambos grupos."


La explicación, dicen los expertos, es que esta clase de juegos tan solo ejercita una minúscula parte del cuerpo (generalmente muñezo, brazo o piernas) en comparación a prácticas reales como el boxeo, la natación o el ciclismo.