Wii U pudo quedarse sin GamePad

Wii U GamePad estuvo a punto de no materializarse por las dudas de Nintendo respecto a su coste de fabricación, ha revelado Satoru Iwata.

¿Imagináis qué sería de Wii U sin su principal seña de identidad? Satoru Iwata, presidente de Nintendo, ha revelado a The Telegraph que la máquina estuvo a punto de quedarse sin su peculiar controlador, dado el interés de la compañía en lanzar un sistema lo más económico posible: "Estuvimos a punto de descartar la idea de una pantalla adicional. Estabámos muy preocupados por su coste de fabricación, no creímos poder venderla a un precio lo suficientemente razonable para el consumidor."

Las peculiaridades del Wii U GamePad con ZombiU

Todo hace suponer pues, que Nintendo encontró la fórmula por la que comercializar consola y GamePad a un precio asequible, nunca inferior a 200 euros según el propio Iwata. De hecho, tiendas en línea como Amazon o ShopTo optan por precios entre los 245 y los 350 euros respectivamente, los cuales no variarían mucho del oficial.

Pero más allá del precio, ¿tendría sentido Wii U sin su controlador a modo de pantalla adicional? Probablemente no, dado el rápido acercamiento de Microsoft y Sony a la tecnología (PS Vita Cross Play y Xbox Smart Glass). Eso piensa al menos el propio Iwata: "Nuestros competidores tardaron tres años en clonar nuestra propuesta de control por movimiento. En esta ocasión apenas les ha llevado uno, incluso antes de que lancemos el producto final. Creo que eso prueba el potencial de Wii U".

"Sin embargo, hay una clara diferencia entre lo que planteamos y lo que han hecho el resto de compañías, puesto que solo los usuarios de Wii U disfrutarán esta experiencia a dos pantallas de serie, mientras que el resto tendrán que hacer un desembolso adicional."

Lecturas recomendadas