Windows 8 unirá los juegos para PC y móvil

Según se desprende de las últimas presentaciones de Windows 8, cuyo lanzamiento está previsto para 2012, el próximo sistema operativo de Microsoft intentará unificar diferentes plataformas.

Además de dar el salto a diferentes arquitecturas como ARM (no sólo equipos con procesadores x86) Windows 8 funcionará en dispositivos de lo más variados. Teléfonos móviles, tablets, slates, netbooks, portátiles, ordenadores de sobremesa... e incluso puede ser el núcleo para próximas generaciones de consolas, como ha sucedido con las dos primeras de Xbox.

En las charlas técnicas se establecen dos tipos de sistemas operativos bien diferenciados. Los creados para PC, compatibles con Windows 7 y generaciones anteriores (gracias a un modo heredado) y los que rompen con el pasado. Estos últimos tendrán varias distribuciones, según la plataforma de destino, y serán los destinados a procesadores no compatibles con las instrucciones x86, que usan los ordenadores habitualmente (tanto con Windows como MacOS o Linux). Aquí es donde entra en juego la arquitectura ARM, que emplean millones de teléfonos móviles, reproductores multimedia, tablets, etc. Las aplicaciones y programas lúdicos podrán compartirse desde la cada vez más omnipresente nube, de forma que los desarrolladores podrán trabajar una sola vez y ver su software en todas las modalidades de Windows. Si no eligen esta solución, tendrán que trabajar ex profeso de cara a cada tipo de procesador.

Lo que nos ha quedado claro es que junto a cada nueva generación de consolas, Microsoft ha lanzado un sistema operativo que rompía con el pasado, de algún modo. Sucedió con Windows CE y SEGA Dreamcast. Se repitió con Windows XP, DirectX 8.1 y la primera Xbox, aunque esta usara un núcleo basado en Windows 2000. Volvió a pasar con Windows Vista y una Xbox 360 adelantada a su tiempo. ¿Estamos a punto de ver cómo se repite la historia, una vez más? ¿Veremos algo superior a DirectX 11 en la siguiente generación de Xbox?

Lecturas recomendadas