Xbox 360 lucha contra la piratería

Xbox 360 ha recibido una actualización para ir preparándole el terreno al inminente Kinect, pero esta nueva versión del dashboard tiene otros propósitos, como el de combatir a la piratería que lleva afectando a la plataforma de Microsoft desde hace tantos años.

Parece ser que, a partir de ahora, cada vez que un pirata encienda su consola con firmware modificado, un sistema chequeará hasta cinco veces si el firmware del lector es el original. De no ser así se marcará la consola como baneable y la próxima vez que ese usuario conecte a Xbox Live con su Xbox 360 pirateada recibirá un bonito ban. Pero no sólo eso, sino que ya no podrá cargar juegos pirata, pues al intentar jugar con una copia ilegal recibirá el mensaje de error de disco sucio.

Un buen movimiento por parte de Microsoft para combatir, o intentarlo al menos, la molesta piratería.

Lecturas recomendadas