Xbox 360 pierde presencia en Japón

Que Xbox 360 vende cantidades ínfimas en Japón es algo que ya sabíamos. Pero de ahí a afirmar que está próxima su retirada comercial hay un trecho considerable. Desde el poco acertado gesto del controller S, los jugadores japoneses han rehusado una máquina que no les atraía frente a sus productos patrios, aún con los numerosos JRPGs exclusivos que han acompañado los primeros años de Xbox 360 y algunas rarezas realmente enfocadas a su mercado.

Las ventas semanales de la consola, en comercios físicos, apenas rebasan las 2.000 unidades en los últimos meses, algo que se ha agravado en semanas recientes, registrándose ventas hasta un 47% inferiores a un año vista. Hasta tal punto está debilitada la salud de 360 por aquellos lares, que los analistas estiman pronta su salida de los comercios habituales y que sólo se pueda adquirir en tiendas físicas donde ha tenido cierto éxito comercial.

Por otro lado, el mercado online, que no entra en las cifras de ventas no oficiales que sirven de referencia para los cálculos ofrecidos, sí parece mantener un ritmo creciente de productos vendidos en Japón. Amazon se ha convertido en el lugar favorito de los japoneses para comprar juegos, consolas y accesorios de Xbox 360, con lo que quizá veamos un cambio en las tendencias comerciales. Es más, Microsoft ha decidido ascender, recientemente, al responsable de su división de productos de entretenimiento en Japón, lo que parece confirmar su preocupación porque las cosas marchen bien allí.

El pasado junio Microsoft anunciaba 1.5 millones de Xbox 360 vendidas en Japón tras seis años, justo lo que 3DS ha alcanzado en tan sólo seis meses. Pese a todo, la compañía se niega a dar por perdido aquel mercado, confiando en ganárselo con su nuevo hardware y software, así como una mayor presencia online. ¿Conseguirán los americanos convencer a las tiendas o será Japón el primer país que deje atrás el modelo de negocio físico y se centre en el digital al 100%?

Lecturas recomendadas