Xbox One comenzó a fraguarse en 2010

Sony y Nintendo se pusieron por delante de Microsoft en la carrera del desarrollo de sus nuevas consolas de sobremesa.

Aunque probablemente se trate de uno de los detalles que menos importa a los consumidores de nuevas plataformas, en ocasiones resulta curioso conocer el 'time line' del desarrollo de las consolas que ya han llegado al mercado o que están a punto de hacerlo, aunque sólo sea, una vez más, por una simple cuestión de comparación.

En apenas un año vamos a ser testigos del nacimiento de tres nuevas consolas de sobremesa. Primero fue Wii U la que rompió el hielo y, a finales de este 2013, PlayStation 4 y Xbox One irrumpirán en el mercado sus propias exclusividades pero, realmente, ¿cuánta diferencia y ventaja se llevan el trío de consolas en cuanto a años de planificación y desarrollo? Pues, al menos en el caso de Microsoft, bastante más de lo que nos imaginábamos.

Los de Redmond han desvelado que realmente no empezaron a trabajar en Xbox One hasta 2010, a pesar de que, supuestamente, en 2006 ya tenían en mente crear una nueva plataforma. Hablamos de tres o cuatro años de desarrollo para una consola que debería durar, al menos, otros diez años... pero, ¿qué hay de sus competidores? Por una parte tenemos a Sony, quienes aseguran llevar desde 2007 trabajando en PlayStation 4. Nintendo, por otro lado, comenzó su andadura poco tiempo después de haber lanzado Wii al mercado, lo que más o menos la posiciona al nivel de la plataforma de Sony, con un año de diferencia en el lanzamiento.

¿Creéis que esta diferencia en el tiempo de desarrollo se notará en la calidad del producto final? ¿Por qué unas han tardado tanto y otras tan poco en desarrollar sus nuevas sobremesa?

Lecturas recomendadas