Xbox One podría aumentar su potencia sin Kinect

La "separación" de Kinect de Xbox One podría, entre otras cosas, significar un aumento en el rendimiento gráfico de la consola, ya que ahora las desarrolladoras podrían invertir los recursos destinados al dispositivo de detección de movimiento en otros aspectos técnicos.

El anuncio de una versión de Xbox One sin Kinect a menor precio fue la noticia bomba del día de ayer y, tras la sorpresa inicial, Yusuf Mehdi, responsable de marketing en Microsoft, ha hablado hoy acerca de esta nueva estrategia de la compañía, que podría -incluso- desembocar en un aumento en la potencia de Xbox One.

Y es que, según ha explicado a Polygon, Microsoft está ahora "replanteando" la forma en la que Xbox One utiliza su hardware, y Mehdi ha confirmado que están en conversaciones con diferentes estudios para ver la manera en la que se podría "aprovechar" la parte de procesado que Xbox One dedica a Kinect para invertirla en diferentes aspectos técnicos de los juegos, como podría ser la resolución o la tasa de imágenes por segundo.

Por supuesto, esto no quiere decir que Microsoft vaya a dejar de lado Kinect en Xbox One, y Mehdi ha defendido este nuevo pack de Xbox One como una alternativa que abra el camino a nuevos compradores, pero ha defendido que el dispositivo de detección de movimiento sigue siendo muy importante para ellos y que sólo con él es posible obtener la "experiencia premium" en Xbox One. 

Fuente: Polygon

Lecturas recomendadas