Yakuza 4 llega a Europa en primavera

Ya es oficial. Yakuza 4 llegará a Europa en primavera de 2011, tal y como aparece publicado en el blog oficial de Sega Europa. Una excelente noticia para los que, como nosotros, sean fans de esta grandiosa saga de aventuras de acción de Sega que retrata como ninguna los bajos fondos de Tokio y su particular fauna.

La principal novedad de Yakuza 4 es que contaremos con 4 personajes controlables. Junto al protagonista indiscutible de la saga, Kiryu Kazuma, podremos manejar a un ex policía (Masayoshi Tanimura), un mendigo reconvertido a prestamista (Shun Akiyama) y un yakuza (Taiga Saejima, apodado el Tigre), que acaba de salir de la cárcel tras cumplir 25 años de condena por cargarse él solito a otros 18 mafiosos de una tacada y que se perfila como uno de los personakes más molones de esta nueva entrega. Las historias de estos cuatro personajes se irán entrelazando, y cada uno de ellos tendrá habilidades exclusivas.

En cuanto al desarrollo, volveremos a patearnos con bastante libertad las calles de Kamurocho (una adaptación de Kabukicho, la zona más chunga del barrio de Shinjuku, en Tokio) cumpliendo misiones principales y secundarias y zurrándonos con todo tipo de gentuza. El sistema de combate será muy similar a los anteriores. Se desarrollarán en entornos cerrados, con la posibilidad de mejorar a nuestros personajes y de usar elementos del escenario como arma. También volverán los minijuegos, con novedades como pachinko o ping pong, aunque habrá que ver cuántos minijuegos nos llegan en la versión europea (recordemos que la versión occidental de Yakuza 3 tenía recortes en este sentido). Lo que ya os podemos asegurar es que en esta ocasión sí estarán las casas de citas (uno de los recortes más sonados de nuestro Yakuza 3), confirmado por la propia Sega en su blog.

Yakuza 4 saldrá en primavera de 2011 en exclusiva para PS3 y la pregunta del millón es si llegará traducido al castellano. Nos consta que a la gente de Sega España les encantaría traducirlo, pero aún no está confirmado y nosotros no albergamos demasiadas esperanzas... 

Lecturas recomendadas