Imagen de perfil de Rubén Guzmán
La opinión de
Rubén Guzmán

Los 10 mejores villanos de Marvel... un poco pixelados

imagen por defecto contenido opinión

No sabía si titular esta entrada “los 10 mejores”, o los “los 10 más grandes” o “los 10 más malos”. Ahora hay que escribir estas cosas con cuidado, para intentar aparecer lo más alto posible en las búsqueda de Google. Pero el caso es que voy a subir el termómetro de frikismo al máximo y publicar una subjetiva lista con los que son los 10 villanos más importantes de Marvel Cómics, aprovechando que la editorial está de moda por el estreno de pelis como Thor Mundo Oscuro o de juegos como LEGO Marvel Super Heroes. Sí, así soy yo y así me va.

De paso, os propongo un pequeño reto: que adivinéis a qué videojuegos pertenecen las imágenes que ilustran a los personajes. No sé si es fácil o difícil, vosotros tenéis la palabra.

10. Dr. Octopus

Némesis: Spider-Man

Primera aparición: The Amazing Spider-Man Nº 3 (julio de 1963)

El viejo Otto Octavius, científico megalómano con cuatro brazos mecánicos conectados a su espina dorsal, parecía eternamente condenado a ocupar el tercer o cuarto puesto en la lista de villanos clásicos de Spider-Man, sin una historia memorable en décadas… hasta que le infligió al trepamuros su derrota final. En la actual serie de cómics Superior Spider-Man, Octavius ha usurpado la personalidad de Peter Parker, traspasando su mente al cerebro de Peter y aniquilando cualquier rastro de la personalidad de este. Y, en un giro inesperado, ha decidido convertirse en un superhéroe superior, con una moral completamente opuesta a la de Spider-Man, dispuesto a asesinar a otros villanos y a imponer una versión de la justicia que tergiversa todo aquello que hacía un héroe de Peter Parker.

No sabemos lo que durará esta etapa y cuándo volverá Peter, pero a día de hoy, Octavius protagoniza la serie regular más vendida de Marvel, y su resurgimiento le ha bastado para alzarse al puesto 10 de una lista.

9. Cráneo Rojo

Némesis: Capitán América

Primera Aparición: Captain America Comics Nº 7 (Octubre 1941)

Es difícil imaginarse algo que de más miedo que un nazi con el rostro despellejado. Y eso justamente es Johann Schmidt, el Craneo Rojo. Joe Simon y Jack Kirby lo crearon a principios de los años 40 para enfrentarse a su flamante Capitán América y simbolizar todo lo malo de los enemigos de guerra. Marvel recuperó al personaje en los años 60 (de nuevo como enemigo del Capi) y, aunque ha habido hasta cuatro Cráneos Rojos distintos, ninguno ha sido más terrible que el original. Aliado con toda facción terrorista que te puedas imaginar, como Hydra o IMA, tiene dos obsesiones: convertir Estados Unidos en un régimen totalitario y acabar con el Capitán América. Y a estado apunto de conseguir las dos en muchas ocasiones. A pesar del tiempo pasado desde su creación, Cráneo Rojo no pierde vigencia como villano terrible, sobre todo porque es la personificación de lacras de las que el mundo no llega a librarse, como la xenofobia y el racismo.

8. Fénix Oscura

Némesis: La Patrulla-X

Primera aparición: como Fénix oscura, Uncanny X-Men 129 (Enero de 1980)

El poder absoluto corrompe absolutamente. Incluso a una heroína como Jean Grey, la Chica Maravillosa de la Patrulla-X original que, cuando fue poseída por una entidad extraterrestre llamada la Fuerza Fénix, aumento su nivel de poder hasta proporciones cósmicas. En manos del malvado Sebastián Shaw del Club Fuego Infernal, Jean Grey acabó cediendo a sus bajos instintos, transformándose en Fénix Oscura… y arrasando un planeta entero, por una razón tan sencilla como que, simplemente, podía hacerlo. La personalidad de Jean acabó emergiendo para detener esa locura en el Uncanny X-Men 138. Pero lo más inquietante de aquella historia es que nunca estuvo claro hasta que punto la Fuerza Fénix impuso su personalidad sobre Jean, o fue la muchacha la que acabo seducida por el poder absoluto.

Desde entonces, la Fuerza Fénix se ha encarnado en otros personajes, pero su relación con Jean sigue siendo intima, especial e inquietante.

7. Duende Verde

Némesis: Spider-Man

Primera Aparición: Amazing Spider-Man 14 (julio de 1964)

¿Estaba Gwen Stacy muerta cuando el Duende Verde la tiró desde el Puente Brooklin, o sólo estaba inconciente y fue el propio Spider-Man quien acabó con su vida cuando la atrapó con su red tratando de salvarla? Esta es la pregunta que resonará en la mente de Peter Parker, y de miles de lectores de cómics, durante toda su vida.

La escena corresponde al número 121 de Amazing Spider-Man, el que quizá sea el cómic-book más famoso de todos los tiempos después del Action Cómic Nº 1 (el primer tebeo de Superman). El Duende Verde, Norman Osborn, era ya una amenaza muy íntima para Peter Parker, el padre de su mejor amigo y conocedor de su identidad secreta. Y en aquel tebeo logró lo impensable, asesinar a la novia de un superhéroe, y no de cualquiera: de Spider-Man, el héroe con que se identificaba toda una generación de lectores. Con Gwen murió en parte la inocencia del género y, poco después, el mismo Duende Verde. No fue hasta los años 90 que Marvel se decidió a resucitar a Norman Osborn y, tras varios años sin saber como utilizarlo, dio una interesante vuelta al personaje: dejando en un segundo plano su identidad de Duende, le convirtió en el peor villano posible: un político ultraconservador y corrupto que utilizó los resortes del poder para convertir en fugitivos a los Vengadores.

Ah, y si queda alguna duda de que el Duende sigue siendo la principal némesis de Spider-Man por delante del Dr. Octopus, la razón es sencilla: más tarde o más temprano, Peter Parker recuperará la identidad de Spider-Man, pero Gwen Stacy seguirá muerta.

6. Thanos


Némesis: todo el Universo.

Primera aparición: The Invencible Iron Man Nº 55 (febrero de 1973)

 

El nihilista definitivo. Thanos considera que la vida no tiene sentido y, por lo tanto, lo único que se puede hacer con ella es aniquilarla. Su propio creador, el guionista y dibujante Jim Starlin, reconoce que su fuente de inspiración para crear a este personaje fue El Cuarto Mundo, la delirante creación de Jack Kirby para D.C. en los años 70. No obstante, aunque Thanos recuerde poderosamente al villano Darkseid, Starlin asegura que él le imagino en un principio más cercano a Metron, otro personaje de la serie de Kirby.

El caso es que, poco a poco, Thanos se ha hecho un hueco entre las mayores amenazas del Universo Marvel. Miembro de la raza galáctica de los Eternos de Titán, nació distinto a los suyos, más poderoso y más inteligente que todos ellos. Físicamente capaz de derrotar a los héroes más poderosos, es su inteligencia sobrehumana y su obsesión con la muerte lo que le hacen terriblemente peligroso. Ha buscado objetos de poder como el Cubo Cósmico o las Gemas del Infinito para conseguir su objetivo, y con estas últimas llegó incluso a aniquilar a la mitad de los seres vivos del Universo. Y sí, es el tipo que sale en la escena post-créditos de Los Vengadores. Así que puedes apostar a que, tarde o temprano, la va a liar en la gran pantalla.

 

5. Galactus


Némesis: Los 4 Fantásticos

Primera aparición: Fantastic Four Nº 48 (marzo de 1963)

El Devorador de Mundos nace de una idea tan sencilla como esta: “quiero que Los 4 Fantásticos se enfrenten a Dios”. Algo así le pidió Stan Lee a Jack Kirby cuando preparaban el número 48 de la serie estrella (junto a Amazing Spider-Man) de los primeros años de Marvel. Cuando Lee recibió las páginas, se encontró muchas cosas que no esperaba. Por ejemplo, la presencia de un personaje llamado Estela Plateada (Silver Surfer), que era el heraldo de un ser terrible: Galactus, una fuerza de la naturaleza con la forma de un gigante enfundado en una grotesca armadura morada, que devoraba la energía vital de los planetas para sobrevivir. No era nada personal, pura y simple hambre. Pero, ¿cómo iba a ser personal, si para Galactus los humanos somos poco más que simples hormigas?

Con el tiempo, su historia se ha ido matizando (descubrimos que es el único superviviente del Universo anterior al nuestro, transformado en Galactus en el Big Bang), e incluso hemos visto versiones más humanas del personaje. Y, tras él, los héroes de Marvel se han enfrentado a multitud de amenazas universales, algunas supuestamente más poderosas. Pero con su sola presencia, Galactus sigue siendo el ser que más nos recuerda lo pequeños y frágiles que somos los humanos, y simplemente por eso siempre será el mayor villano cósmico.

 

4. Loki

 

Némesis: Thor

Primera aparición: Journey in to Misterio 85 (agosto de 1962)

Tiene que ser duro crecer a la sombra del hermano perfecto, sabiendo además que eres un hijo adoptivo y que tus padres eran el realidad jurados enemigos de tu nueva familia. Y sí, además, te dicen que eres el dios del engaño, tienes menos margen para reencauzar tu vida que los pobres a los que les colocaban el sombrero de Slytherin en Howgarts.

Este rencor familiar (que, por cierto, se retrataba perfectamente en la primera película de Thor), ha sido siempre el motor de la inquina de Loki hacia su hermanastro. Y el dios tramposo no es precisamente un enemigo pequeño, sino el asgardiano más versado en magia y todo tipo de artes oscuras, es decir, un rival formidable. No en vano Los Vengadores se reunieron por primera vez para detener sus planes.

Aunque suele ser sistemáticamente derrotado, Loki ha conseguido una gran victoria sobre su hermano de la manera más inesperada: en las películas de Marvel, donde gracias a la interpretación de Tom Hiddleston, el dios de la mentira brilla por encima de su hermanastro.

 

3. Kingpin

Némesis: Daredevil

Primera aparición: The Amazing Spider-Man 50 (Julio de 1967)

¿Es posible que, por delante de dioses y entidades cósmicas capaces de zamparse planetas, se sitúe un hampón sin poderes? Pues sí, porque está lista habla de maldad, y en eso Wilson Fisk es difícilmente superable. Capo de los bajos fondos neoyorquinos, Kingpin fue una presencia intimidante desde su debut en The Amazing Spider-Man, pero no alcanzó la dimensión de gran villano hasta que Frank Miller le convirtió en la némesis definitiva de Daredevil. Es difícil decir qué le hace más temible que cualquier otro de los criminales Marvel. Debe ser una mezcla de aspecto amenazador, formidable fuerza física, inteligencia criminal, voluntad de hierro y crueldad sin límites. En el pasado, su maldad estaba matizada por el amor a su esposa Vanessa, pero eso ya quedó atrás. Kingpin es una fuerza del mal dedicada por completo a controlar su imperio del crimen y aniquilar a sus enemigos por cualquier medio.

 

2. Magneto


Némesis: la Patrulla-X

Primera Aparición: Uncanny X-Men 1 (septiembre de 1963)

Lo que hace realmente terrible a Magneto no es su innato dominio del magnetismo (que le convierte quizá en el mutante vivo más poderoso), si no que, en el fondo, nos preguntamos si tiene razón. Erik Magnus Lehnsherr vio quebrada su infancia cuando él y su familia, de origen judio, fueron internados en un campo de concentración nazi. Y cuando descubrió que era mutante, volvió a encontrarse con el odio y la incomprensión hacia los que son diferentes. Este rechazo, unido a un considerable complejo de superioridad, le llevó a responder a la violencia con violencia y a declarars enemigo de la humanidad, a la que considera inferior a la raza mutante. Con el tiempo, sus posiciones han cambiado y en numerosas ocasiones ha colaborado con la Patrulla-X, luchando por el sueño de Charles Xavier de conseguir una coexistencia pacífica entre humanos y mutantes. Pero los numerosos reveses sufridos por los suyos siempre acaban haciéndole volver al lado más radical de la lucha mutante.

 

1. Doctor Muerte

Némesis: Los 4 Fantásticos

Primera aparición: Fantastic Four Nº5 (Julio de 1962)

El mayor villano de Marvel no tiene superpoderes, pero si algo sabe Víctor Von Doom es que el conocimiento es poder… y no hay hombre en la Tierra más inteligente, o con mayor fuerza de voluntad. O al menos eso piensa él, porque el Dr. Muerte es la representación perfecta del tirano megalómano que considera que el mundo le pertenece por derecho.

Lo más interesante de Doom es que toda su vida es, en el fondo, un cuento moral. Compañero de Reed Richards en la universidad, desde un primer momento se trazó entre ellos la línea que los convertiría en eternos enemigos: Richard utiliza su inteligencia en beneficio de la humanidad y Doom para provecho propio. Y las consecuencias para Doom no han posido ser peores: acabó terriblemente desfigurado por culpa de su propio orgullo, condenado a cubrir un rostro que odia con una máscara de metal, y aunque es el eterno dictador de un pequeño país llamado Latveria, vive en su castillo rodeados de robots y súbditos humanos que le temen. Su búsqueda constante de poder le ha llevado no solo a ser un enorme científico sino también un poderoso mago, e incluso a derrotar a seres de escala cósmica. Mientras, Reed Richards ha formado justo lo que él no tiene, una familia. Eso poco le importan a Doom, porque él no necesita a nadie en su búsqueda del poder absoluto. Pero entonces, ¿por qué su mayor empeño, en el que siempre ha fracasado, es rescatar del infierno el alma de su madre?

Lecturas recomendadas