Imagen de perfil de Daniel Quesada
La opinión de
Daniel Quesada

5 curiosidades de Xbox One que dan "gustibiris"

imagen por defecto contenido opinión

La semana de ventaja en el lanzamiento de Xbox One me ha servido para trastear con ella en casa con algo de calma. La verdad, en estos días me he movido más por los menús de la consola que por los propios juegos, porque hay bastante por descubrir. ¿Queréis pruebas? A continuación os presento 5 detalles casi sin importancia, 5 "folletás", que diríamos en Granada. No tienen apenas trascendencia, pero cuando los ves por primera vez, no puedes evitar soltar un "qué guapada, niño" o similar. Helos aquí:

- DETALLE SIN APENAS TRASCENDENCIA PERO QUE DA GUSTIBIRIS Nº 1: Ejecutar los juegos antes de que se hayan instalado.

Ya habíais oído hablar de esta novedad, ¿no? Os podéis descargar un juego y, antes de que ese proceso se haya cumplido, te salta un mensaje de "¡listo para usar!". Así, puedes iniciar el juego con lo esencial para jugar y la descarga del resto de elementos seguirá en segundo plano. En el caso de Killer Instinct, el mensaje me salió al 75% del proceso. Con Forza Motorsport 5, en torno al 30%. Cada título pasa a estar disponible en un porcentaje diferente, en función de los contenidos "esenciales" que necesite. Ante descargas tan grandotas como las que se avecinan, este método ahorra un tiempo precioso.

- DETALLE SIN APENAS TRASCENDENCIA PERO QUE DA GUSTIBIRIS Nº 2: Expulsar los discos sin encender la consola.

A todos nos ha pasado alguna vez: después de apagar la consola nos damos cuenta de que nos hemos dejado el disco de juego dentro, pero nos gustaría guardarlo en su estuche. En las Xbox 360 de toda la vida, al pulsar el botón de expulsión de disco se encendía la consola, lo que nos obligaba a volverla a apagar. ¡Con Xbox One eso ya no es necesario, señora! Pulsas el botón lateral de expulsión, el disco sale suavemente y la consola se queda apagadita, tan pancha. Angelita, también necesita descansar.

- DETALLE SIN APENAS TRASCENDENCIA PERO QUE DA GUSTIBIRIS Nº 3: Kinect reconoce muy bien los códigos BIDI.

Con muchos de los juegos iniciales de Xbox One se adjunta algún código para descargar contenido, para una breve suscripción a Xbox Live... Se puede introducir un código alfanumérico al viejo estilo, pero también existe la opción de mostrar un código BIDI a Kinect. Se incluyen códigos bien gordotes en los flyers de promoción. Los muestras fugazmente a la cámara... ¡Y listo! Los pilla al vuelo. ¡Qué diferencia con algunos smartphones! Y, desde luego, es muuucho más cómodo que introducir los largos códigos.

- DETALLE SIN APENAS TRASCENDENCIA PERO QUE DA GUSTIBIRIS Nº 4: Dices "Xbox One, apagar" y la consola se apaga.

Kinect lleva ya bastante tiempo con nosotros, pero la gente de Microsoft asegura que esta nueva versión nos reconoce mejor tanto visual como acústicamente. Para empezar, me congratuló que desde el día uno se reconocieran los comandos de voz en español o que el sistema sea lo bastante flexible como para aceptar tanto "exbox" como "equisbox". La cuestión es que estaba probando ayer cierto juego de cuyo nombre no quiero acordarme (ejerrejemmmmangrybirdsejemmmm) y, nada más dejar la partida, me puse a escribir el análisis en la web.

Empezaron a ponerme whatsapp en el móvil, pero a la vez tenía que acabar ese análisis rápido... Cuando levanto la vista, veo que me había dejado la consola encendida y el mando estaba en la otra punta del salón. ¡Como a dos metros de distancia, un despropósito! Total, que opto por hacer una locura y decir "xbox, apagar". Y listo, una tarea menos, resuelta con el mínimo esfuerzo. La verdad es que estoy cogiendo el gusto a lo de los comandos de voz...

- DETALLE SIN APENAS TRASCENDENCIA (BUENO, ESTE TIENE ALGO DE TRASCENDENCIA) PERO QUE DA GUSTIBIRIS Nº 5: Todo nuestro "currículum" se hereda desde Xbox 360.

Se ha criticado mucho que, aunque se nos muestran los logros obtenidos en juegos de Xbox 360 desde nuestro menú de One, no podemos probar esos juegos en la nueva consola. Y estoy de acuerdo, es un fastidio. De todas formas, algo de utilidad sí se ha salvado al exportar todo nuestro perfil a la nueva consola. No me refiero solo al no tener que crear un nuevo perfil o a acumular todos nuestros puntos de logros. Me refiero, principalmente, a las recompensas por todo lo que jugamos en el pasado.

Veréis, hace un par de días instalé Assassin's Creed IV en Xbox One. Una vez el juego estaba listo, me saltó un mensaje: ¡trajes especiales desbloqueados! Como la consola había detectado que yo me había pasado todos los juegos anteriores de la saga en Xbox 360, recibí por la patilla los trajes especiales de Altair, Ezio y Connor. Hell yeah!


Como véis, se trata de cuestiones casi anecdóticas, pero que se agradecen. Por supuesto, la batalla real de la next gen no está en estos pequeños detalles, pero sirven para provocar pequeñas cosquillas en el friki que llevo dentro. Y, a fin de cuentas, ¿a quién no le gustan las cosquillas?

Lecturas recomendadas