Imagen de perfil de Juan Carlos García
La opinión de
Juan Carlos García

Adiós a Hiroshi Yamauchi

imagen por defecto contenido opinión

Es un día triste para la familia Nintendo. Hiroshi Yamauchi (7 noviembre 1927) ha muerto a los 85 años de edad. Se había unido a la compañía en 1949 y fue el responsable, como ya habréis leído, de darle la vuelta completa a su filosofía: de fabricar juguetes a crear tecnología y emociones (o consolas y videojuegos, vamos).

Hiroshi Yamauchi ha sido trending topic, es decir un tema capaz de concitar la atención masiva de tuits en un tiempo record. También está reflejado en los grandes medios y por supuesto en páginas especializadas. Los titulares se suceden sobre su capacidad para transformar una empresa: "El refundador de Nintendo”, se lee en El País, “Un mito de los videojuegos” (Alfabetajuega), “Nintendo y sus jugones estamos de luto con la muerte de Hiroshi Yamauchi” (El Economista), “Nos han dado la noticia triste del día” (FNAC Gamers), “Fallece Hiroshi Yamauchi, mítico presidente de Nintendo” (meristation), “Muere Hiroshi Yamauchi, el gran impulsor de Nintendo” (Gamerzona).

Todos, jóvenes y adultos, creyentes y no creyentes, nintenderos y no-nintenderos, coinciden en sus dotes para impulsar, refundar, reinventar una industria. Y por eso estamos en deuda con él. Parece que el resto del mundo también lo está. Se suceden las muestras públicas de dolor y el respetuoso homenaje. Quizá muchos de vosotros no sepáis quién fue o qué supuso realmente el señor Yamauchi para Nintendo, pero que os unáis al dolor de la familia Nintendo en este momento seguro que supone mucho para ellos.

Yamauchi abandona la compañía en 2005, aunque en 2002 deja el cargo de presidente en manos de Satoru Iwata. En 56 años, Hiroshi Yamauchi es a Nintendo lo que Nintendo es a Hiroshi Yamauchi. De Game&Watch hasta GameCube, es el visionario que hizo virar la compañía de las cartas y los juguetes al ocio electrónico, el que permitó experimentar a Gunpei Yokoi hasta definir los videojuegos portátiles, el que llevó el Donkey Kong de Miyamoto a Estados Unidos, el que convirtió el videojuego en un fenómeno mundial, accesible para todos.

Yamauchi no solo supo ver la trascendencia del ocio electrónico ya en sus inicios, en los años 70. Definió una estrategia perfecta para sus consolas: produciendo videojuegos de éxito a su alrededor (como Legend of Zelda y Super Mario BROS. en NES) y creando equipos de investigación y desarrollo que trabajaran duro, con líderes creativos al mando y sobre ideas revolucionarias como base. Ni Atari primero, ni SEGA después, fueron capaces de plantar cara.

La revista FORBES también recoge el perfil de Hiroshi Yamauchi, donde hace cinco años fue considerado como el hombre más rico de Japón (ahora era la fortuna número 13 entre los 50 más ricos). De Yamauchi se dice que manejaba la empresa con mano firme, que todas las decisiones pasaban por su despacho, y que siempre tenía la última palabra.

Hiroshi Yamauchi, el hombre que ha dado forma a nuestra infancia con sus consolas, ha muerto a los 85 años. Descanse en paz. 

Lecturas recomendadas