Imagen de perfil de Daniel Quesada
La opinión de
Daniel Quesada

La Alcalá-Meca de los videojuegos

imagen por defecto contenido opinión

<p>Lleváis unos días pensándolo. Vosotros, como jugones que sois, siempre habéis tenido un sueño:</p><p>&nbsp;</p><p style="text-align: center;"><img src="/sites/default/files/users/Daniel%20Quesada/megan_fox_0.png" width="430" height="324" /></p><p>&nbsp;</p><p>Eeer, sí, bueno, ese también. Pero me refería al SIGUIENTE gran sueño que habéis tenido en la vida:</p><p>&nbsp;</p>

Lleváis unos días pensándolo. Vosotros, como jugones que sois, siempre habéis tenido un sueño:

Eeer, sí, bueno, ese también. Pero me refería al SIGUIENTE gran sueño que habéis tenido en la vida:

Efectivamente: la entrada de la feria E3. Un sitio que todos hemos conocido como la Meca de los videojuegos, el Edén al que todos deberíamos ir antes de morir. Allí se reúnen TODOS los desarrolladores importantes de videojuegos que hay sobre el planeta. Mientras recorres un stand puedes chocar sin querer con Hideo Kojima o preguntarle la hora a Tim Schafer. No sólo eso. Vas a ser una de las primeras personas de todo el Sistema Solar en probar los juegos más importantes del momento, en tocar los nuevos PlayStationes, Nataleses, Tresdeeses y lo que se tercie. Y lo vas a hacer mientras sabes que, a la vez, pero nueve horas más tarde, en España están deseando que regreses y les cuentes qué se siente al experimentar juegos y emociones que los demás tardarán meses en catar. Es como si a un fan del fútbol le dijeran que Cristiano Ronaldo le invita a echar unas pachanguillas en el patio de su casa.

Todo eso está genial, pero cuando estás allí te acuerdas de que te han mandado a currar y de ti dependen en gran medida las ventas del próximo número de tu revista o las visitas de tu portal. Por eso, no puedes permitirte zanganear. Durante 9 horas al día has de encadenar rondas de media hora con entrevistas, sesiones de fotos, testeos o lo que te ofrezca cada distribuidora. Y has de hacerlo enfocando bien, anotando con cuidado los datos en exclusiva que te pasen y procurando no ofender al gurú de turno con alguna pregunta garrula, como bien comentaba el gran Javi Abad en su blog. Todo ello, recorriendo de una punta a otra los 67.000 metros cuadrados que mide la zona de exhibición del Convention Center. Creedme, tras 4 días resulta agotador. Pero no puedes huir de ahí. Tienes una obligación de la que no puedes escapar: es como estar en una prisión, una Alcalá-Meco cualquiera en la que te obligan a dar vueltas al patio todo el dia.

Cuando te levantas tras un largo día de E3 piensas: anda ya, que vaya Rita the Singer a otra ronda de estas, yo ya no puedo más. Entonces, cuando te estás metiendo de nuevo debajo de las sábanas, se te aparece al lado un chaval. Es exactamente igual que tú. Tiene el mismo pelo, los mismos ojos, pero es unos años menor y lleva una camiseta de Goku de la que ya te habías olvidado. Y ese chaval te dice que eres un egoísta, que hay miles de personas deseando estar en tu piel y que, cuando tú eras él, habrías dado todos tus Bolli-Tois por decir "yo estuve allí".

Al final te levantas, te tomas el típico café-aguachirri americano para coger fuerzas y repasas las preguntas que tienes que hacer ese día. Porque el de la camiseta de Goku tenía razón: la jornada laboral será una paliza, pero es la paliza más divertida que puedas imaginarte.

Este año vamos a hacer un esfuerzo especial por traeros toda la feria a vuestras pantallas de ordenador y a vuestras revistas favoritas. Es más trabajo que nunca, pero motiva el intentar conseguir una meta: que creáis haber pisado el E3 sin haberlo pisado. Porque al final lo importante son los juegos y las consolas, pero a poco que estéis iniciados en este mundillo sabréis que el propio E3 también es la estrella. Y es uno de los momentos que más esperáis del año. Quien no haya probado una consola no lo entiende.

Lecturas recomendadas