Imagen de perfil de Óscar Díaz
La opinión de
Óscar Díaz

Amsterdam: sexo, drogas, juegos y consolas

imagen por defecto contenido opinión

Para seguir con la moda, porque es eso, ¿verdad? Se me ha ocurrido un título bastante amistoso con el SEO que seguro que le encanta a nuestro director de posicionamiento online. Por lo tanto, atención, porque más abajo hay sexo, drogas, juegos y consolas. Lo mejor de todo es que el texto intenta tener algo que ver con todo lo que dice el titular, ¿a que es maravilloso? Bueno, pues ha llegado el momento de otra entrega de las que a pocos os interesan. Otro episodio de En otras tierras. En esta ocasión, la ciudad agraciada es Amsterdam y el juego... bueno, son muchos, porque esta urbe atrae a las compañías de una forma especial.

Quizá sea el clima, la humedad, el barrio rojo o las tiendas llenas de setas alucinógenas. Pero hay algo especial en Amsterdam que nos invita a sentir algo cuando vamos allí a ver un videojuego. Hace poco fue Darksiders II, del que os tenemos preparado un especial lleno de información y una entrevista más, esta vez a uno de sus diseñadores. Creo que se puede decir... al jefe de diseño, concretamente. Esto no se salta el NDA correspondiente, que nos obliga a mantener silencio sobre lo que vemos u oímos en las presentaciones.

Lo más curioso de Amsterdam, en cuanto a videojuegos, claro, es que allí se respira un ambiente que invita a compartir. A mostrar a los demás lo que nos divierte e intentar que también se contagien. Guerrilla Games tiene allí parte de sus oficinas, por poner un ejemplo. El asunto es que Microsoft celebró su X05 en aquellas tierras (bueno, espacios entre canales). Uno en el que se presentó Xbox 360 y sus juegos. Donde pudimos probar un Superman que no parecía convencer a nadie, pero que contaba con la amabilidad y simpatía de Steven Chiang (creo que ya no trabaja en EA). También estaba allí Too Human... vaya, me han salido primero dos que no me suele apetecer recordar. Bueno, había un NBA Live 06, FIFA 06 Road to World Cup, El Padrino... pero también Mass Effect, Tomb Raider Legend, Crackdown, Wolfenstein y todo un Splinter Cell. Todo como postre para lo que se había visto en pantalla grande un día antes, con Gears of War, Perfect Dark Zero, Call of Duty 2 o Project Gotham Racing 3.

Lo mejor del evento, con juegos que aún tenían tiempo para estar terminados, estuvo en el previo y el después. Nos llevaron en barcos a través de los canales. Ofrecieron un espectáculo de danza acuática, con personas en burbujas de plástico y hasta fuimos homenajeados con un apartado sólo para VIPs. Bueno, algunos, otros tuvieron que lidiar para cazar ensaladas entre un aluvión de medios, representantes de grandes superficies, infiltrados y camareros que no hacían mucho caso.

Todo un despliegue de medios que se ha quedado para el recuerdo. Que nos hace pensar en otra época, una en la que empresas como Microsoft se planteaban un gasto enorme para introducir un producto en el mercado. Que le echaban paciencia y llegaban con todo planificado para una larga temporada, ¿cinco años es la media en las TI? Hablamos de 2005, cuando una consola como Xbox gozaba de su mejor momento, con dos millones de suscriptores a Xbox LIVE y 22 millones de unidades en los hogares. Pero alguien movió pieza y ahí se presentó Xbox 360, con tecnología que se adelantaba más de un año a su tiempo. Sin testear lo suficiente y con fallos que le ponían fecha de caducidad al primer millón de unidades fabricadas. Menos mal que el tiempo ha solucionado estos problemas.

Y saltamos a 2012, con eventos que nos recuerdan poco el pasado, pero con compañías que aún guardan algo de la gloria vivida. Sony ha lanzado PS Vita y la ha arropado tanto en Japón como en Europa y América. Eso sí, sustituye a una máquina que lleva un ritmo increíble en su país de origen. En un momento dulce para PSP y sus juegos. Cuando Microsoft hizo esto, hubo críticas desde todos los puntos de vista. De quien acababa de comprarse su Xbox hasta los que habían abierto un bar ambientado con la consola de primera generación. Es más, quedaban 200 títulos en desarrollo, de los que se cancelaron más de la mitad en apenas tres meses. Pero todo parece olvidado ahora.

Mirar la historia es la mejor forma de ver el futuro o eso dicen los que llevan años en esto. ¿Qué tal le va a Microsoft seis años y medio después del espectáculo de presentación de Xbox 360? Cuando Peter Jackson dormía con el guión de la película de Halo. Están en su momento más dulce y sólo piensan en que los beneficios son una realidad, por fin. ¿Cómo están los que le vaticinaron una derrota sonada en manos de una PS3 aún por salir y que ya habían descartado Nintendo Wii en la carrera a tres bandas? Bueno, no voy a insistir.


Cuando una empresa se deja una fortuna en un producto, no piensa en recuperarlo a la primera de cambio. Es materialmente imposible recuperar una inversión en pocos meses, salvo que la compañía estuviera fundada por Steve Jobs. Más aún cuando intervienen en su desarrollo tantos factores y tecnologías como es el caso de una consola, en especial una tan compleja como PS Vita. Por eso me gustaría pensar en que Sony ha hecho algo bien con no presentarla en Amsterdam. Ya lo había hecho antes Microsoft con una de las suyas y, además, los que hicieron la gala no están ya entre nosotros (bueno, en sentido figurado, porque ya no trabajan en Microsoft). No quiero mal a nadie en Sony, por eso me gusta que hayan hecho un trabajo de promoción más cercano, aunque intenso y agotador. Sobre todo para los que estuvimos día tras noche en las presentaciones.

Y la idea de mostrar juegos en Amsterdam me gusta. Para qué voy a negarlo. Salvo por el frío y la humedad en invierno, que se meten hasta la médula. A las consolas también les doy permiso para que lo enseñen todo. La ciudad es bonita. Tiene vida diurna y noctura. Se puede recorrer en bici... pero, sobre todo, ha sido escenario de algunos momentos realmente importantes en la historia de los videojuegos. Además, todavía tiene historias que contar, muchas más de las que Guerrilla nos ha dado por el momento. Bueno... qué, ¿tenéis alguna que contar? De juegos y Amsterdam, claro.

*In memoriam: J. Allard (ex-vicepresidente corporativo de Microsoft), Peter Moore (ex-vicepresidente de marketing de Microsoft), Robbie Bach (ex- Chief Xbox Officer de Microsoft), Peter Jackson (ex-productor de Halo, the movie) y todos los ex-algo que se han despedido en Amsterdam.

Lecturas recomendadas