Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Assassin’s Creed III: a la medida de los americanos

imagen por defecto contenido opinión
  

El tema de moda estos días es sin duda Assassin’s Creed III. Y yo también estoy emocionadísima con él. Aunque no puedo dejar de confesar que me siento un poco decepcionada…

Una de las cosas que me ha gustado siempre de la saga es la ambientación. El marco histórico de las aventuras de Ezio y de Altair es casi tan importante como los protagonistas, igual que la trama subyacente en la que los Templarios (que siempre me han caído bien, los pobres) se convierten en las espadas del mal.

Los personajes de enorme calado histórico que interactúan con nuestras asesinos, los malos malísimos tipo los Borgia, las tramas e intrigas propias de la época y del lugar… Y , por supuesto, las ciudades, recreadas con fidelidad, vivas y expirando historia desde la primera textura…

En mi cabeza me había imaginado varios escenarios posible para un Assassin’s Creed 3 y ya había elegido uno que me parecía contener todos los elementos históricos, sociales y políticos para que un nuevo assassin retomara la sagrada misión de Ezio y Altair… El mi cabeza la Revolución Francesa era el marco perfecto para Assassin’s Creed III.

Claro, que yo sólo he tenido en cuenta el interés de este acontecimiento y su importancia histórica. No he tenido en cuenta los intereses creados más allá del juego… Los que trascienden a la esencia de la saga y que, al final, son los que importan… Las ventas.

El mercado norteamericano es potente, muy potente, y la saga Assassin’s Creed no ha vendido en Norteamérica lo que debería (al menos en PS3, en 360 la cosa va mejor). Ojo, que no digo que haya vendido mal, digo que debería haber vendido mucho más.

La solución parece bastante obvia: abandonar la vieja y caduca Europa para colocar al assassin de turno en el nuevo continente. Y ya al otro lado del charco (y siempre mirando al norte), no había muchas más opciones que la Guerra de Independencia… Los americanos serán los dueños del mundo, pero historia, lo que se dice historia, no tienen mucha…

Supongo que la influencia de las películas y el toque romántico con el que siempre se ha vestido este conflicto en el celuloide es lo que hace que me resulte muy difícil imaginarme un assassin en este contexto… ¿Tendrá que enfrentarse a la dura misión de lazar Té por la borda de un barco? No sé a vosotros, a mí la Toma de Bastilla me parece más emocionante… ¿Y qué me decís de esas batallas en las que todos se colocan fila y se disparan con mosquetes como un macabro tiro al pato?

Además, no creo que Boston tenga ni de lejos el atractivo del Paris de Luis XVI… Ya, ya sé que aún no se ha dicho qué ciudades saldrán en el juego, pero si Boston fue el origen de todo en abril de 1775, lo lógico sería que Boston fuera protagonista en Assassin’s Creed III. Y ahora que lo pienso, cuando los británicos abandonaron Boston, un año después, se trasladaron a Nueva York… Esto ya me hace más gracia. He recorrido (virtualmente) la Nueva York actual tantas veces que sí que me apetece patearme la del siglo XVIII, repleta de Casacas Rojas… ¿Saldrá Filadelfia? Si el lunes no se habla de Filadelfia tampoco la podremos descartar, porque seguro que es la excusa para montar otro tinglado mediático como este…

Por cierto, quedaos con este mapa: es el del Boston de la época y a lo mejor a finales de año nos vale de mapa de juego...

Me corroe otra duda, ¿qué serán las Atalayas? Mi compañero Daniel Acal se pregunta en su Twitter si serán los tipis indios… Muy altos no los veo yo. Y, confieso, no tengo ni idea de qué altas edificaciones había en Boston, Nueva York o Filadelfia por la época. Si alguien lo sabe, que me lo cuente, porfi.

Y hablamos de personajes históricos, qué queréis que os diga. La Guerra de Indepencia Americana va bien servida: George Washington, Thomas Jefferson, Benjamin Franklin, John Adams… ¿Tomará Ben Franklin el rol de Leonardo?

Hombre, importante es, sale en los billetes de 100...

La verdad es que Franklin también fue un hombre multidisciplinar: trabajó en una fábrica de velas y jabones, fue marino, carpintero, albañil, tornero, poeta, periodista, impresor. Fundó la primera biblioteca pública y el primer cuerpo de Bomberos de Filadelfia y participó en la fundación de la Universidad de Pensilvania y de su primer hospital. Y, claro, fue un científico, volcado en los estudios sobre la electricidad. Pero no sólo invento el pararrayos,  inventó también el “horno de Franklin” (unas chimeneas más seguras que las tradicionales), las lentes bifocales,  un humidificador para estufas y chimeneas, el cuentakilómetros; las aletas de nadador, la armónica de cristal...

Vale, no es Leonardo, pero si las andanzas del nuevo assassin se prolongan tanto como las de Ezio a lo mejor necesita unas gafas para ver de cerca y un catéter urinario (que también inventó uno). Bromas a parte, ¿tendrá el nuevo assassin algún arma basada en la electricidad? Me veo lanzando rayos eléctricos por Manhattan… Anda, si eso ya lo he hecho…

George Washington andará por ahí seguro. Y habrá que ver cómo pintan a españoles y franceses que también estuvieron metidos de por medio… La verdad, a mí Voltaire, Rousseau o Montesquieu me parecen más interesantes. Y de malo malísimo veo a Robespierre y su Reinado del Terror… ¿Qué me decís de la guillotina?

¿Sabéis lo mejor de todo? Pues que la Guerra de Independencia americana se desarrolló entre 1775 y 1783 y la Revolución Francesa de 1789 a 1799… ¿Será la primera misión de Assassin’s Creed 3.5 asaltar la Bastilla? Y quién dice Assassins Creed 3.5 dice Assassin’s Creed Fraternité

Por cierto, y ya me callo, ¿no os parece que la estética del nuevo assassin no pega mucho con la época? Lo digo sólo por lo visto hasta ahora, pero a lo mejor le es difícil pasar desapercibido vestido así… A ver qué nos enseñan el lunes…

Lecturas recomendadas