Imagen de perfil de Javier Abad
La opinión de
Javier Abad

El ataque de las compañías bocazas

imagen por defecto contenido opinión

Agosto de 1604: Anunciamos la salida el próximo año de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, un libro que promete revolucionar el género de las novelas de caballerías. ¡Será uno de los bombazos del año!

Septiembre de 1604: Su autor, Miguel de Cervantes, os desvela en esta entrevista la identidad del enigmático protagonista: será Alonso Quijano, natural de un lugar La Mancha que prefiere mantener en secreto.

Octubre de 1604: Sancho Panza es la estrella de nuestro primer vistazo al libro, centrado en los personajes secundarios.

Noviembre de 1604: No os perdáis “Molinos y gigantes”, un primer contacto que nos deja entrever como serán los enemigos de Don Quijote.

Diciembre de 1604: ¿Qué sería de un caballero sin su amada? Conoced a Dulcinea del Toboso en un nuevo adelanto del libro que arrasará el año que viene.

Primeros meses de 1605: El libro ya a la venta. Podéis leer los dos primeros capítulos en nuestro especial de lanzamiento.

Año 1615: Confirmado: ¡habrá segunda parte! Tras sufrir la piratería del falso Quijote de Avellaneda, os damos los primeros datos de la continuación oficial del Quijote en este primer avance… (y vuelta a empezar).

A nadie se le pasa por la cabeza que algo tan absurdo hubiera ocurrido cuando se publicó El Quijote, ¿verdad? Pues algo así, actualizado, corregido y aumentado, es la estrategia de comunicación que siguen muchas compañías cada vez que se disponen a lanzar uno de sus juegos. Es tal el bombardeo de trailers, diarios de desarrollo, vídeos gameplay y demás, que cuando ponemos el juego en cuestión en nuestra casa apenas nos queda margen para la sorpresa, porque nos lo han enseñado casi todo con antelación: los protagonistas, el argumento, los escenarios, las armas, los vehículos, los enemigos... La conclusión es clara: muchas compañías se han convertido en réplicas del típico amigo que te cuenta el final de una película antes de que vayas a verla.

En su descargo, he de decir que los medios de comunicación somos en parte responsables de su “incontinencia”, porque estamos siguiendo una carrera cada vez más alocada por llenar nuestros portales de contenidos actualizados al minuto. Así, en una época en la que las noticias caen en cascada sobre los lectores, las desarrolladoras se ven empujadas a generar información constantemente para que su juego consiga asomar la cabeza entre ese flujo torrencial.

A su vez, nosotros también somos víctimas de esta dinámica, porque nos sentimos obligados a seguir la agenda que nos dictan las propias compañías. ¿Cómo vamos a dejar de publicar un tráiler, sea el que sea, si no queremos quedar en desventaja con el resto de medios? Desde un punto de vista periodístico, deberíamos ser nosotros los que fijáramos el criterio de qué es noticia, pero también somos cautivos de este frenesí.

La justificación última de este sinsentido es que todos actuamos pensando en los lectores/compradores, a los que suponemos encantados de recibir tanta información sobre sus juegos favoritos. Sin embargo, por lo que muchos nos contáis, estamos llegando a una situación paradójica: a menudo renunciáis a seguir viendo estos adelantos para que no os priven de esa emoción tan especial que te entra cuando presionas el botón Start para comenzar una partida al juego por el que llevas meses suspirando. Es la única forma de sobrevivir al ataque de las compañías bocazas. ¿Vosotros también lo habéis sufrido?

Lecturas recomendadas