Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

El atraco real que inspiró GTA V

imagen por defecto contenido opinión

Este fin de semana me encontré discutiendo con mi hermano tácticas policiales (nosotros somos así) cuando me descubrió el metraje real de un atraco al Bank of America, que tuvo lugar en Los Angeles en 1997. Hasta 400 policías se enfrentaron a dos ladrones fuertemente armados, en North Hollywood, y cambiaron la manera de actuar de las fuerzas del orden para siempre (hasta entonces no portaban armas automáticas más que en el equipo SWAT). Lo que me llamó la atención de este tiroteo, que podéis ver aquí en un breve documental, fue la forma de actuar de los ladrones, Larry Eugene Phillips Jr. y Emile Matasarenau.

Los dos individuos iban armados hasta los dientes (llevaban varios fusiles AK47 de fabricación checa con cargador de tambor de gran capacidad, además de HK91 y AR15, rifles de asalto que utiliza el ejército americano. También iban cubiertos por una armadura capaz de detener las balas de los revólveres del .38 que utilizaban los agentes de la policía... ¿os suena? En efecto, ya hemos visto un golpe similar en GTA V.

Tengo que confesar que cuando planeaba el golpe de Paleto (la misión 48 del juego) pensé que era una "fantasmada" sólo posible en un videojuego. ¡Qué equivocado estaba! Se trata de un atraco a un banco, al norte del condado de Blaine, en que utilizamos equipamiento militar para hacernos con el botín de la cámara acorazada... y salimos cubiertos por un bulldozer en lugar de un coche, pero es que en el juego, tenía que "terminar bien". En realidad, también pudimos jugar algo similar en el último nivel de Call of Duty Modern Warfare 3, en que Price entra "acorazado" en el nivel de Dubai.

Estoy seguro de que volveré a jugar GTA V en las consolas de nueva generación (aquí podéis ver el tráiler del juego para PS4, Xbox One y PC) y estoy deseando saborear de nuevo este atraco. Ahora me progunto cuántos más -de esos que me parecían imposibles- estarán basados en golpes reales. Apuesto a que el del submarino, no. 

Lecturas recomendadas