Imagen de perfil de Juan Carlos García
La opinión de
Juan Carlos García

Black Ops 2 como paradigma del cambio a Wii U

imagen por defecto contenido opinión

Hace algunos días, un destacado personaje de este sector me lanzaba el siguiente desafío: ¿qué harías tú para conseguir que un fanático de Call of Duty se sintiera realmente atraído por jugarlo en Wii U?

Me puse en plan psicólogo/coach y pensé: por lo pronto la cosa pasar por afrontar un cambio. Y los cambios cuestan, a veces cuestan tanto que nunca se producen. Así que de primeras, seguro que Call of Duty no es el principal título elegido durante la fase de lanzamiento de Wii U. ¿Por qué jugarlo en esa consola cuando están tan a gustito en su consola de siempre, y ya saben que va bien?

¿Aunque sea un bombazo?, ¿va a pasar esto aunque el nuevo Black Ops 2 sea la repera? Pongamos que sale un Call of Duty bestial, que eso se le supone, sí, pero hagamos que sea aun mejor, que deje mal al resto de versiones... Recuerdo que los CoD de Wii ya rompieron moldes (su configuración de control daba un nueva dimensión) y nunca han sido la versión más vendida. ¿Entonces el paradigma de la calidad tampoco es suficiente? No, al menos de momento y si lo que se busca es sobresalir en las listas de éxito (que entiendo que no será lo único, pero por ahora sí lo más relevante).

¿Y si apostamos por la diferencia?, ¿el valor de la nueva experiencia? Esta versión, como anticipa David Martínez en el avance de hobbyconsolas.com, nos permitirá trasladar la acción de la tele a la pantalla del GamePad, disfrutando de gráficos HD en la mano. Además del ‘off TV’, el juego incluirá tres configuraciones de control: gamepad, mando Wii U pro, wiimote y nunchuk. Rematamos con: juego extendido con menús de configuración y mapas de nivel en la pantalla del mando, y multijugador local con manejo de pantalla y tele simultáneamente.

Reuniendo calidad, diferencia y poder de comunicación (incluyendo el boca-oreja), Nintendo conseguirá revertir la creencia de que los multiplataformas se juegan mejor en otras consolas. Si eso mismo se pone en práctica con FIFA 13, con Ninja Gaiden, con Assassins Creed III, la gran N logrará que ese jugón acostumbrado a su rutina se plantee modificar sus hábitos y cambiarse –con su juego- a esa consola que le propone nuevas formas de divertirse.

¿Demasiado esfuerzo? Puede, pero es que los cambios son muy fastidiados, siempre, aunque muchos los descontéis en vuestra vida. Así que poco a poco, aunque lo que Call of Duty no consiga...

Lecturas recomendadas