Imagen de perfil de Óscar Díaz
La opinión de
Óscar Díaz

La carta, por favor

imagen por defecto contenido opinión

<p>Mientras escribo estas líneas, Los Angeles duerme intranquilo. Sí, es el E3, pero eso sólo es motivo de nerviosismo para unos pocos privilegiados y muchos viciados. Lo realmente preocupante es la inestabilidad de la zona. Hacer una feria allí, con tantos problemas de desplazamientos, terremotos, escasez de agua potable, incendios y Terminator de Gobernador, me parece de locos.

Mientras escribo estas líneas, Los Angeles duerme intranquilo. Sí, es el E3, pero eso sólo es motivo de nerviosismo para unos pocos privilegiados y muchos viciados. Lo realmente preocupante es la inestabilidad de la zona. Hacer una feria allí, con tantos problemas de desplazamientos, terremotos, escasez de agua potable, incendios y Terminator de Gobernador, me parece de locos. Tan agitada está la zona, que hay quien tiene dudas sobre si Microsoft lo hizo bien en su conferencia o en el circo del día anterior. Yo creo que fue más que correcto.

Ahora bien, con la sede decidida, a pesar de todo, tenemos un menú como el de una boda. Nos ponen un cóctel a la llegada, que resulta ser como el plato principal. Se han dejado los restos para contratar al Circo del Sol local y que su /k:nect/ salga en todos los medios no videojueguiles del mundo. Algo que intentan año tras año, aunque ahí Nintendo es la maestra. Después del empacho, donde prácticamente todo son hidratos, nos vienen con el menú en un formato digital, como el de ese restaurante australiano en que usan iPads para todo. Vemos, saboreamos, pero nos quitan el plato cuando vamos a pinchar el siguiente trozo. Menudo servicio, esto nos va a causar una úlcera.

A estas alturas, estamos con la sensación de hambre que da comer rápido, poco y de platos que no nos llenarían. Vale, los juegos son muy buenos y tengo un mono tremendo de Gears 3, Halo Reach vs Wing Commander, Fable contra el tercer Hype, etc. Incluso el SACx2PN (Sistema Anteriormente Conocido Como Project Natal) pinta muy bien, pero los fans de Xbox estamos a la espera de algo más.

Nos faltan esos dos anuncios de los años buenos. Los del pabellón que parecía que iba a reventar y a poner a prueba el sistema contra terremotos. Vale, está muy bien que Call of Duty llegue al estilo de GTA IV, con material exclusivo, aunque esta vez se aseguren de aclarar que será temporalmente. Pero muchos estábamos preparados para una delicatessen, un micuí de oca o una cucharadita de caviar del bueno. ¿Qué les habría costado enseñar algo de lo que tienen en la recámara? Creo que demasiado, teniendo en cuenta que Sony o Nintendo tienen la oportunidad de sorprender dentro de unas horas.

Nos tendremos que conformar con Forza Motorsports... ¿3.5? y el anuncio del 3D gratis para todos. ¿Que me dejo algo? Es cierto, esto es una opinión sesgada y no quiero siquiera pensar en cómo disfrutarán en Estados Unidos y Canadá de ESPN, Last.FM, Zune, salones gigantes para aprovechar bien los títulos multijugador de Kinect, juegos en inglés, videoconferencias a cuatro bandas... mi conclusión es que sólo en Los Angeles se puede celebrar un E3. Eso que llaman sexto sentido me dice que Microsoft se contrae hacia su país de origen y se centra donde ha ganado más notablemente la batalla frente a Sony, por méritos propios.

Con la impaciencia de conocer lo que los otros fabricantes de consolas nos tienen preparado, para mi, la sensación por ahora es que Microsoft tiene dos barajas, perdón, dos menús preparados. Uno lleva la actual plataforma con Kinect conectado y funcionando a la perfección. Es el plan del ahorro para el fabricante y, también, de la paciencia. ¿Que parece un dispositivo caro? Pero si pueden jugar cuatro personas por 150$, mientras que comprar dos WiiMotes con sus Nunchakus o sendas parejas de Move con accesorio sale igual de caro... Kinect sale más económico que su competencia y esa ha sido una baza de Xbox 360 durante años.

Por otro lado, todo eso que nos gustaría haber visto en la conferencia de Microsoft y que nos habría hecho salir con la convicción de que serán la referencia en exclusividades, online, interacción y demás bondades, parece haberse quedado en la cocina. Incluso se han olvidado definitivamente del PC, algo que ya no hace Apple, por cierto. Esa falta de bombazos responde, no a que necesite más tiempo, sino porque piensan en la siguiente generación y en llegar antes que nadie. Como en la actual, pero con mucho más que tres fogones. Pasarán los días y creo que no me equivocaré en mi predicción.

Lecturas recomendadas